Arte (y placer) en la bodega

Torre de Oña
mayo 17, 2016

Nos apasiona el arte. Y es que el mundo vitivinícola conforma un tándem perfecto con todo tipo de manifestaciones artísticas. Algo muy importante comparten en común. El vino y el arte tienen como gran fin, como elemento distintivo, ofrecer placer a quienes los disfrutan. Así que si los unimos….

‘Paysage des Alpes’ de Hernando Viñes

La relación entre ambos mundos es ancestral. Mucho se ha escrito sobre ellos y necesitaríamos varias decenas (cientos, miles…) de posts para abordarla. Hoy las bodegas, por ejemplo, son espacios idílicos para albergar brillantes colecciones escultóricas -no se pierdan por ejemplo la de Antony Caro en CVNE– y, hoy, podemos recorrer las salas de un templo artístico como el Museo del Prado gracias a obras pictóricas con la vid y/o el vino como inspiración, tal y como sucede también en el impresionante Museo Vivanco de Briones.

Seguimos sumando: Noches de música y vino, obras pictóricas que dibujan sus trazos en etiquetas de vino, como sucede por ejemplo en las últimas ediciones del Club de Cosecheros de La Rioja Alta, S.A., brillantes obras arquitectónicas que albergan botelleros y naves de barricas… Y seguiríamos así llenando párrafos y párrafos.

‘Espiral Creciente’ de Nestor Basterretxea

‘Espiral Creciente’ de Nestor Basterretxea

Hoy, mientras nos visitas, puedes contemplar parte de la colección privada de pinturas, esculturas y antigüedades que permanecen expuestas en diferentes dependencias tanto en la bodega centenaria de Haro como en las filiales: ‘Les Medicans‘ de Francisco Iturrino, ‘Puente de Haro‘ de Darío de Regoyos, ‘Procesión en Castilla‘ de Valentín Zubiaurre, ‘Las gitanas‘ de Juan Echevarri, ‘Paysage des Alpes‘ de Hernando Viñes,….  Además, nuestros visitantes pueden disfrutar también de otras importantes obras de arte firmadas por pintores como Ignacio García Ergüín o José Salís, esculturas como la ‘Espiral Creciente’ de Nestor Basterretxea y muebles del siglo XVIII como, por ejemplo, una espectacular pareja de columnas salomónicas con hojas y racimos de uva.

Ya lo decía Dante Alighieri: “El vino siembra poesía (y mucho arte) en los corazones”.

 

 

 

Anímate a comentar