La leyenda de Djemchid

Roberto Frías
abril 21, 2016

Según cuenta una antigua leyenda persa, cuando todavía faltaban unos 4.000 años para que naciera Cristo, el rey y semidiós Djemchid miraba extasiado el cielo en un día de sol radiante.  Asombrado, vio como una majestuosa ave que se acercaba planeando hacia él.  Cuando ésta se situó sobre su vertical, dejó caer a los pies del rey algo que a éste le parecieron semillas.

Movido por su curiosidad, Djemchid recogió las semillas y las enterró para ver si serían capaces de germinar.  Al cabo de un tiempo, en el lugar se desarrollaron unos arbustos frondosos que dieron abundantes frutos hasta entonces desconocidos.

El rey ordenó a sus criados que recogieran la fruta (uvas) y la guardaran en algunas de las tinajas del depósito real con la intención de conservarlas y poder consumirlas posteriormente.  Pero las uvas comenzaron a fermentar perfumando el palacio con un aroma deliciosamente atrayente.

PAREJA-PERSA-DISFRUTANDO-DEL-VINOLa esposa favorita del rey sintió los efluvios y pensó que se trataría de algún brebaje venenoso ideado por el mago de palacio.

Una noche, tras un ataque de celos provocado por el trato de favor que el rey había otorgado a otra de sus mujeres, la favorita decidió quitarse la vida bebiendo una buena ración de lo que ella pensaba se trataría de ponzoña.  Pero contrariamente a lo que ella pensaba, no encontró la muerte sino que alcanzó tal grado de euforia y efervescencia que comenzó a cantar y a bailar de forma desenfrenada.

El alboroto formado fue tal que el rey, alarmado ante tal estado de excitación de su favorita, se acercó hasta el lugar comprobando que una de las tinajas había sido saqueada y achacó a su contenido la reacción provocada en su esposa.

El rey decidió dar nombre a esa bebida llamándola “Darou é Shah” que en antiguo persa significa “El Remedio del Rey”.  Curiosamente, de la deformación de esa palabra derivó el nombre de Syrah o Shiraz, cepaje que hay quien considera es originario de la antigua Persia, actual Irán.

Por cierto que, también hay quien defiende que el vino que Jesucristo y sus Apóstoles tomaron en la Última Cena estaba elaborado con Syrha.

Podría ser …

Anímate a comentar

  • Galo Mateos - Norway 20/11/2016

    Excelente blog. Un formidable saber del vino con gusto literario.