RECOMENDACIONES TURÍSTICAS

Nuestro territorio ofrece, además de sus bodegas, infinidad de posibilidades para disfrutar del tiempo libre.

Tanto el clima como la formación de nuestros valles y sierras favorecen la realización de actividades en la naturaleza durante todo el año, de forma que podrá descubrir desde un paisaje nevado a la belleza de unos bosque en otoño, o sentir los nuevos ciclos vitales en primavera y disfrutar de sus vacaciones de verano sin parar un solo minuto: golf, rutas a caballo, senderismo,…

Si, además, es partidario de las emociones fuertes podemos organizar para usted un viaje en globo, en piragua por el Ebro, puenting, parapente,…

Si su preferencia es el arte, disfrutará, por ejemplo, de los Monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla (ENLACE A SU WEB) o de todo el patrimonio artístico, cultural y gastronómico que ofrece la villa de Laguardia, situada a apenas dos kilómetros de nuestra bodega.

LAGUARDIA, ENTRE MURALLAS Y VIÑEDOS

El privilegiado emplazamiento de nuestra bodega Torre de Oña permite admirar un fabuloso lienzo protagonizado por el cielo, la Sierra de Cantabria, un mar de vides y, además, la bella Laguardia. Queremos proponerles, de cara a esta estación veraniega, una excursión por esta preciosa localidad alavesa en la que cada rincón nos cuenta una particular fábula de historia y vino, cuya moraleja deber ser escrita por el visitante.

Apenas 2 kilómetros separan la puerta enrejada de Torre de Oña y la muralla que abraza esta histórica villa que, merced a sus particulares características geográficas disfruta de un paisaje y un clima característicos que han dejado una indiscutible huella en su historia y en el carácter de sus habitantes. Y debemos remontarnos a muy atrás, al Neolítico, para encontrar vestigios de las primeras gentes que moraron esta zona. Así lo atestiguan los numerosos monumentos funerarios prehistóricos que salpican los alrededores de esta villa alavesa. Desde entonces, hablar de Laguardia es hablar de agricultura, ganadería y, sobre todo, de fuerte función militar auspiciada en el Siglo X por el rey Sancho Abarca que hizo de este lugar un punto estratégico en la defensa de Navarra. Fue la génesis de un paulatino proceso de fortificación que tuvo su cénit con la construcción de su célebre muralla, un elemento necesario debido a que por su ubicación se veía envuelta muy a menudo en contiendas de diferentes reinos.

Una historia que, además, se escribe bajo tierra. A partir del siglo XVI, el comercio del vino enriquece la población. Dan fe las construcciones palaciegas y las también célebres ‘cuevas’ o bodegas familiares que aún hoy se conservan en el subsuelo de cada casa. Laguardia podría ser recorrida casi en su totalidad por los pasillos subterráneos que conforman estas bodegas, el lugar perfecto para conservar el vino que brota del océano de viñedos situado al pie de esta preciosa población que el constituye un plan perfecto para completar la visita a nuestra bodega Torre de Oña, en el corazón de la Rioja Alavesa.

ALGUNOS PUNTOS DE INTERÉS

• MURALLAS Y PUERTAS DE ACCESO
Son gruesas paredes de unos 2 metros, recubiertas con piedras de sillería y coronadas por un adarve almenado. Las puertas de acceso a la Villa son cinco.
• PLAZA MAYOR
Plaza fortificada en el centro de la localidad. Sobresale el edificio del antiguo Ayuntamiento con el escudo imperial de Carlos V.
• IGLESIA DE STA. MARÍA DE LOS REYES
Destaca su monumental portada gótica realizada en el siglo XIV y su policromía, perfectamente conservada, del siglo XVII.
• COLLADO
En la proa del imaginario barco que asemeja Laguardia, se encuentra este precioso paseo. En su vértice, el busto dedicado a Félix Mª Sánchez Samaniego, célebre fabulista nacido en Laguardia en 1745.

MÁS INFORMACIÓN

OFICINA DE TURISMO DE LAGUARDIA
TFNO. 945 600 845
www.laguardia-alava.com