San Prudencio, ya tienes tu cosecha…La del 2017

Julio Sáenz
noviembre 21, 2017

“Las cosas podrían haber sucedido de cualquier otra manera,  sin embargo, sucedieron así” – El Camino, Miguel Delibes (1920-2010)

Llevo un tiempo sin dedicarle tiempo a esto a este blog. A veces me cuesta dedicárselo. Ya sé que es solo una cuestión de parar y dedicar un ratito a escribir lo que me viene a la cabeza. Pero sin que sirva de excusa, muchas veces, el día a día me impide parar y meditar sobre lo que nos esta pasando en ésto del vino. Y eso que este año 2017 hemos tenido temas para dar y regalar: que si unos se nos van para no saber sin van a volver, que si el cambio de normativa en la D.O.C.a Rioja, etc, etc. Así que voy a coger uno al azar y veremos qué sale.

Llegados este tiempo, con los primeros fríos del otoño, yo creo que podríamos hacer una breve recapitulación de lo que ha sido esta cosecha del 2017. Indudablemente -y a nadie se nos va a olvidar ya-  esta cosecha va a venir, indudablemente, marcada por dos hechos:

Por un lado la terrible helada del 29 de abril o, más bien, por la FAMOSA HELADA DE LA MADRUGADA DEL DÍA DE SAN PRUDENCIO,  que dejó tremendamente mermada en cantidad esta cosecha. Especialmente dura en zonas de la Rioja Alta (aquí nos dio fuerte), en Ribera del Duero (aquí nos dejo KO en el primer asalto), en el Bierzo, en las D.O. Ribeiro y Monterrei y, también, en otras zonas míticas de Burdeos y la Borgoña. Todavía recuerdo las espectaculares fotos de las miles de hogueras en los viñedos borgoñones para paliar la helada.

Foto delomejordelvinoderioja.com

Y en segundo lugar y, para mi,  tan importante como la anterior, la durísima sequía que estamos padeciendo desde hace varios años. Preocupante porque, así como una helada es un hecho puntual y más o menos (esta vez más) localizado, la ausencia de lluvias está siendo muy larga en tiempo y forma, ya que está afectando a la gran mayoría de los viñedos en España.

Llegados a este punto, toca hablar de la famosa CALIDAD y esa regla que todo el mundo tiene en los labios. A menor calidad, mayor calidad. Puede que este año sea así. Nosotros estamos contentos con ella. Se cumple que, a menor rendimiento, vamos a tener una magnifica calidad. Pero también hay que recordar que, a veces, ésto no se cumple. Sin irnos más lejos en el tiempo, basta con recordar la EXCELENTE cosecha del 2001. Para mí, la mejor de este siglo y del anterior. Una cosecha EXCELENTE no sólo en calidad, que lo es, sino también en cantidad. Una de las más productivas en la D.O.Ca. Rioja.

Estas unas pequeñas cantidades pinceladas de la cosecha del 2017. Falta tiempo para ver cómo acaban los vinos y para hacer una valoración más exacta. Pero a día de hoy, si obviamos (difícil) el efecto de la cantidad podríamos decir que ha sido una magnífica cosecha. Así que, amigo San Prudencio, ya tienes la cosecha que estabas esperando…La de 2017.

RECORDATORIO: procura no dejar pasar tanto tiempo en el siguiente POST.

Anímate a comentar