Roble americano, francés y… del Cáucaso

Torre de Oña
junio 27, 2011

Dentro de la labor de investigación que nuestro departamento enológico viene realizando en los últimos años para  mejorar la calidad de nuestros vinos, han destacado especialmente los resultados que han ofreciendo las barricas de roble procedente del Cáucaso, concretamente de una zona de Rusia situada en el paralelo 45, en el territorio de Adyghe, entre Maïkop y Krasnodar y que goza de un clima continental comparable al de Francia. Allí, bajo la estricta vigilancia del Estado ruso, propietario de todos los bosques, se han seleccionado áreas en las que existen condiciones idénticas a las del centro de

Francia: suelos pobres que garantizan un crecimiento lento y calidades comparables a las del monte alto en los que respecta a la rectitud, fineza del grano, así como al potencial tánico y aromático.

Tal y como describe nuestro enólogo, Julio Sáenz, “nuestra relación con el roble ruso se inició a nivel experimental, dentro de un proyecto de investigación enológica al que dedicamos, en un principio, diez barricas”.  El objetivo entonces era comprobar la evolución del vino en esta madera y “enseguida comprobamos su interesante capacidad de adaptarse a los tempranillos de la zona de Rioja Alavesa, con un ligero aumento de su estructura y de la complejidad varietal del viñedo de Páganos”. Estos robles centroeuropeos, que se caracterizan por situarse entre el roble americano y el de Allier (roble francés), se definen por aportar a los vinos “taninos muy suaves, muy dulces y con un perfil aromático medio respetando al máximo la tipicidad, aportando notas frescas y una untuosidad en boca muy interesante”.

Ese proyecto inicial, que posteriormente pasó de diez a treinta barricas, y de treinta a cien, ha abandonado ya su carácter experimental para ser una realidad en la crianza de nuestro vino Reserva. “Contamos actualmente con un parque de 400 barricas de roble del Cáucaso ” afirma el enólogo que se muestra convencido de que “los seguidores de Torre de Oña ya pueden comprobar  en sus copas esa perfecta alianza que conforman los robles americano, francés y caucásico”.

Anímate a comentar