Modas vs Estilo

Julio Sáenz
Mayo 8, 2013

“La moda pasa de moda, el estilo jamás”  Coco Chanel (Saumur, 1883 – Paris, 1971)

Lo reconozco. Me hace cierta ‘gracia’ todo esto de las modas y las tendencias. Así que permitidme una confesión inicial: me encantan las revistas de moda. Las de mujer principalmente. Las de hombre las entiendo menos. Me encanta ver cómo van a ser las tendencias de la próxima primavera, los abrigos del siguiente otoño y las botas que se van a llevar a comienzos del invierno. Sobre todo hay una sección que me apasiona: “Con esta prenda ha acertado, con esta la ha ….”. Todavía me queda esa ilusión pendiente de poder vivir disfrutar in situ un desfile de moda en la pasarela Cibeles, en Milán o NYC. Vamos a darle tiempo a las cosas….y vamos al vino con una reflexión que me hace bastante menos ‘gracia’. Me refiero a algunas -en a9c16f1mi modesta opinión- aburridas sentencias que oímos ahora en el mundo del vino… “Los clásicos están de moda”. ¿Os suena la coplilla? Pero también me aburrían aquellas otras de… “es que los vinos clásicos ya están pasados de moda”. O ‘demodé’, que diría el otro. Absurdas unas… y las otras.

La moda, o las modas, tienen un sentido efímero. El diseñador crea sus prendas con un futuro inmediato, un corto recorrido que -salvo contadas excepciones- no sobrepasa las 365 jornadas. Crea y genera tendencias. El “esta primavera vuelva la falda larga de tablas plisadas” o “para este verano .. que no falte en tu armario el mini short denim”. ¡Que más quisiéramos los que nos dedicamos a esto del vino! Para lo bueno y para lo malo, esto del vino es mucho más complejo. Sigo pensando que en el vino no hay modas ni tendencias. Existen los ESTILOS. Pensar que los vinos que hoy ponemos en barricas, que van a estar 4 o 6 años en barrica y otros tantos en botella como nuestros Grandes Reservas 890 y 904, van a ser ‘moda’ 8 o 10 años después… No sé. Ciertamente se me antoja demasiado presuntuoso por nuestra parte. De verdad, no existen modas en el mundo del vino. Olvidémonos de ello de una vez. SONY DSC

En mi opinión, el consumidor de vino no se deja influir por estos temas. Me refiero al consumidor experimentado, el maduro, el que SABE lo que quiere. Busca aquellos vinos que le generan placer que, a fin de cuentas y no lo olvidemos, es lo que es debe ser el vino. Un fiel acompañante (a veces el único) de sus buenos momentos. Aprecia y se queda con un estilo de vino.  Y para muestra algunos botones internacionales. Este ultimo mes de abril lo hemos invertido maleta y botellas en mano en diversos ‘Wine Show Room’ que se han celebrado en New York, Washington, Londres y Edimburgo. Allí hemos mostrado nuestros vinos más delicados, los Grandes Reservas. Las primeras impresiones nos podían confundir…con eso del “es que ahora estáis de moda…”. Pero nada más lejos de la realidad. La gente nos busca  por nuestro estilo de vinos. Aprecia el que “..no nos hayamos dejado influir por modas ni por criterios cortoplacistas”. Valoran el “ haber sabido mantener un estilo único en el mundo”.  Un estilo, PARA NADA,  inmovilista y con PERSONALIDAD (reitero las mayúsculas). El vino es tiempo, tiempo y tiempo. Mirar a corto plazo, como en el caso de las modas, acostumbra a  llevar a éxitos efímeros.  Así que la moda, mejor, para lo que es.

Anímate a comentar