MARIDAJE DE EXPERIENCIAS

De viaje por Piamonte: Barolo y Barbaresco 2018

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS, TRATAMIENTO DEL VINO
19/02/2018

Poco a poco voy conociendo más y más zonas vitivinícolas. Pocas me quedan ya por descubrir. Me voy haciendo mayor. Hace unos días regresábamos de uno de los viajes más interesantes que hemos realizado en los últimos años y que ha estado organizado por un grupo de bodegas de Rioja. Una bonita iniciativa que ha consistido en un intercambio de experiencias y de visitas entre varios viticultores de La Rioja y del Piamonte. No es la primera vez que lo hacemos. El año pasado fue cuando iniciamos este intercambio. Nuestro ‘Erasmus’ vitivinícola.

En esa ocasión, el intercambio fue con viticultores y bodegueros de la zona de Burdeos y la experiencia fue tremendamente provechosa. Iniciativas como éstas no hay que dejarlas pasar. La idea es sencilla. Primero somos nosotros los que nos desplazamos a esas zonas y son ellos, bodegueros, viticultores, enólogos y propietarios quienes nos ilustran con sus historias, sus experiencias y sus vinos. Después, varios meses después, son ellos los que nos visitan y somos nosotros los que les mostramos nuestras bodegas, nuestros “secretos”, nuestra forma de hacer las cosas y entender el mundo del vino. Suena bien… ¿verdad?

Este año el intercambio ha sido con bodegas del Piamonte, una de las regiones más importantes de vinos de Italia y, como no, del mundo. El Piamonte se sitúa al noroeste de Italia, a los pies de los Alpes. De aquí viene su nombre, “Pie de Monte”. La zona está dividida por el río Po. Al sur, compuesto por varias colinas y laderas escarpadas, se sitúan las dos Denominaciones de Origen (DOCG) más importantes: Barolo y Barbaresco.

La variedad de uva más importante de esta zona es la Nebbiolo. Se cree que procede de la palabra italiana ”nebbia”, que significa “niebla”. Durante la cosecha, que generalmente tiene lugar en octubre, una intensa niebla se adentra en la región, donde se encuentran los viñedos de Nebbiolo. Da vinos tintos de color claro, que pueden ser muy tánicos en su juventud, con aromas a rosas pero, a medida que el vino envejece, desarrolla matices a piel de naranja en el borde de la copa y madura para revelar otros aromas y sabores, como a violetas, hierbas salvajes, cerezas, grosellas, trufas, tabaco y ciruelas pasas. Gracias a su magnífica tanicidad, estos vinos aguantan largos envejecimientos en las famosas “botti”, barricas de curiosas formas y tamaños, donde los vinos acaban por redondearse. Pero no sólo de esta variedad de uva vive el Piamonte. Existen otras con una gran importancia vitivinícola: la Barberà, la Dolcetto y la Moscato d´Asti, con las que se elaboran estupendos vinos. Y muy reconocidos diría yo.

Posiblemente los vinos más afamados sean los de Barolo. Antiguamente, los vinos de esta zona se elaboraban manteniendo los mostos durante mucho tiempo junto a los los hollejos pasando, una vez concluida la fermentación, a grandes toneles de roble centroeuropeo, los “botti”, donde acababan de redondearse. No me extrañó encontrarme con unos vinos de color abierto, de capa media, con aromas afrutados intensos y una elegante y fina tanicidad. A veces me recordaban a los Pinot Noir borgoñónes, pero esa intensa, fina y persistente boca me volvía a trasladar a la otra parte de los Alpes.

La otra zona, entrecomillas, menos ‘elegante’ es Barbaresco. Aquí, los vinos se elaboran con la Nebbiolo que madura en las colinas del Langhe donde el clima es un poco más seco y caluroso que el Barolo y, por tanto, los vinos tienen más intensidad de color, más estructura, más cuerpo y una tanicidad más integrada. Es curiosa y sencilla la definición que me llegó para diferenciar estas zonas: “la Nebbiolo se expresa como un elegante caballero en Barolo y como una fina y discreta señorita en el Barbaresco”. En esta época… La copio y no la digo. Por si las moscas. O moscos.

Muchos, diversos y variados los vinos que tuvimos la oportunidad de catar. Una impresión general puede ser más ilustrativa y menos pastosa. Son vinos abiertos de un color abierto y delicado, de aromas intensos y, sobre todo, de finos y elegantes taninos. Hay una cosa que me sorprendió. Son vinos alejados del tiempo. Parece que el paso de los años no les afecta, se mantienen firmes redondos y elegantes. Para los piamonteses, la cosecha 2013 fue una de las mejores de su historia, cosa que a todos los riojanos nos sorprendió.Como siempre digo, en esto del vino no hay nada escrito, ni reglas ni verdades. Hay que seguir viajando…

RECORDATORIO: Procura no dejar pasar tanto tiempo hasta el siguiente post.

Continuar leyendo...

¡Feliz Navidad!

Publicado en:
LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
21/12/2017

El calendario vuelve a dictarnos su inapelable sentencia. Agotamos las últimas páginas de este año y nos disponemos a vivir, con intensidad e ilusión, las festividades navideñas. Sabemos que en este tiempo se entremezclan sentimientos y que las alegrías por las buenas noticias acaecidas durante el año comparten escenario con el recuerdo de los sinsabores que, en ocasiones, también nos sacuden.

Afortunadamente, en nuestra particular balanza de fin de 2017, la bandeja que acoge las buenas nuevas contiene mucho peso.  La celebración mundial del 75 cumpleaños de Viña Ardanza, el exitoso nacimiento del vino Martelo, el premio Empresa Social por ‘Viña Ardanza Solidario’, todos los reconocimientos recibidos por las actuales y futuras cosechas de nuestros vinos, la gran calidad de la uva vendimiada a pesar de los daños causados por la terrible helada de abril… Son solo algunos ejemplos que, en el balance de estos 365 días, arquean nuestra sonrisa y hacen que nuestra lista de razones para brindar sea verdaderamente amplia.

Ojalá que su inventario personal y profesional esté repleto también de noticias positivas así como de abundantes motivos para mirar al futuro con el optimismo necesario para hacer, del nuevo 2018, otro gran año. Sumamos, además, en forma de vídeo el sincero deseo que la trasladamos quienes componemos la familia del grupo La  Rioja Alta, S.A….

Continuar leyendo...

El vino también puede leerse

Publicado en:
LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
9/11/2017

Si hace unos meses, os ofrecíamos en este mismo espacio algunas recomendaciones cinematográficas con el vino como gran protagonista -a ese listado debemos añadir ahora la recién estrenada ‘Nuestra vida en la Borgoña’– ahora nos lanzamos a presentaros también algunas ideas para aquellos que apostáis por la lectura como gran afición.

Por supuesto, no tenemos remedio, el universo enológico es protagonista de estas obras. Pero no os preocupéis: no vamos a llenar vuestros kindles de rudos tratados teóricos sobre cómo elaborar un Reserva o cómo cultivar un viñedo. Son novelas (e incluso un comic) en el que el vino es el hilo argumental de los diferentes relatos y tramas. Perfectos para pasar un rato agradable en tu sillón favorito. Y si acompañas la lectura con una copa de tu vino favorito… ¡Que se pare el mundo!

Un viñedo en la Toscana (Ferenc Maté)

Divertido relato muy sencillo de leer con dos neoyorquinos como protagonistas que ambicionan elaborar el mejor vino del mundo en Toscana. Para lograrlo necesitarán perseverancia, buen gusto y, además, reírse de ellos mismos. En Montalcino hallan un viejo monasterio circundado de viñedos con un enorme potencial. Es solo la primera etapa de un largo trecho hacia el éxito.

In Vino Veritas (Virginia Gasull)

Una inspectora neófita en esto del vino es la responsable de investigar el robo de varias botellas históricas.  Durante su indagación inicia un fascinante viaje descubriendo la pasión por el vino, la lucha de los viticultores franceses y su colaboración con la Resistencia durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial así como la existencia de obras de arte que siguen ocultándonos grandes misterios.

La bodega (Noah Gordon)

El proceso de elaboración del vino, una vibrante historia de superación personal y una inquietante trama de intriga. Son los pilares que construyen esta novela ambientada en tierras catalanas a finales del siglo XIX, desde donde un lozano viticultor huye a Francia para, a su regreso a Cataluña, intentar obtener el mejor vino de sus viñas familiares.

El hijo de la vid (Carlos Clavijo)

Un sugestivo relato que se desarrolla en el pueblo imaginario de nombre San Esteban y que se enmarca en lugares como Logroño, Briones y Haro. Nos cuenta la aventura de los bodegueros riojanos y la historia del vino de Rioja, la pasión por la tierra y la constancia de un hombre por hacer realidad su sueño.

Los ignorantes (Étienne Davodea)

El bello relato, en forma de comic, es un cruce de caminos vitales. Dos protagonistas, el dibujante y un bodeguero, totalmente profanos en la materia del otro.365 días de convivencia obran el milagro de descubrir dos mundos tan lejanos y, a la vez, tan cercanos. En el camino, las preciosas ilustraciones nos trazan el delicado proceso de elaboración. De la cepa al descorche de la botella. Muy recomendable.

Las Cepas de San Lorenzo (Edward Steinberg)

El autor nos cuenta, como si de un diario se tratara, sus visitas  a la emblemática bodega italiana Gaja para describirnos todas y cada una de las fases necesarias para la elaboración del vino Sorì San Lorenzo 1989. Desde el campo a la bodega, en un tratado muy recomendable tanto para profesionales como aficionados. Los símiles, explicaciones y detalles facilitan notablemente su lectura y cautivan a cualquier enófilo.

La cata (Roald Dalh)

Lo que apuntaba ser una cena tranquila en una mansión de Londres se convierte en una ‘guerra’ por el desafío entre dos invitados por ver si uno de ellos averigua, sin ver la botella, el vino que se está sirviendo. Una cata ciega que nos introduce en un fantástico cuento en el que sobresalen tanto su contenido como el continente, gracias a sus ilustraciones, encuadernación y portada.

 

Continuar leyendo...

Martelo, aire fresco

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, CATA, ELABORACIÓN, I+D DEL VINO, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
14/09/2017

Quienes ya habéis visitado nuestra bodega de Rioja Alavesa seguro que compartís con nosotros el reto que supone expresar  todo lo que puede llegar a transmitir un lugar como éste. Coincidiréis con nosotros que, sobre todo, Torre de Oña es un espacio inspirador en el que el sosiego es protagonista. Un ingrediente fundamental para que un viñedo como el nuestro desarrolle todo su potencial.

Esa calma nos acompaña desde hace más de veinte años. Es el tiempo que hemos dedicado a estudiar cada recoveco de nuestra finca y a analizar y valorar, añada tras añada, su comportamiento y evolución. Un camino que iniciamos en 1995 cuando adquirimos la bodega de Páganos y que contó con 2007 como primer relevante punto de inflexión. Entonces tomábamos la decisión de pasar, tras un constante estudio del viñedo, seguimiento por satélite, etc., del Barón de Oña inicial a dos vinos diferentes: Torre de Oña Reserva y Finca San Martín Crianza.

Gracias a todo ello, poco a poco hemos ido entendiendo que la rica heterogeneidad de nuestra finca es un tesoro de extraordinario valor. Es el “caleidoscopio” del que habla Andrés Proensa en la revista Planeta Vino:

Entendimos que debíamos permitir que cada parcela pudiera expresarse libremente tal y como es, manifestando claramente las características de cada cosecha. Afrontábamos así un trabajo difícil y verdaderamente apasionante: debíamos seleccionar cosechas y parcelas para elaborar un inédito estilo de vino en Rioja Alavesa que atesorara, en perfecto equilibrio, la finura y complejidad de la Rioja Alta y, además,  la personalidad y rusticidad del gran terruño alavés. Otro gran punto de inflexión.

Con la llegada de Martelo, nuestro nuevo vino,  damos ese paso definitivo que tanto queríamos. Todo un soplo de aire fresco que, desde ahora, queremos respirar.

Continuar leyendo...

¡Felices vacaciones!

Publicado en:
LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
28/07/2017

Dice nuestra buena amiga Mara Sánchez en su último artículo en la web de Proensa que los tintos también son para el verano. Y estamos -faltaría más- de acuerdo. Además de un blanco refrescante (ahí queda nuestra recomendación para apostar por Lagar de Cervera y/o Pazo de Seoane Rosal), nosotros no nos olvidamos de los tintos para brindar por vosotros…

Y tenemos muchos motivos, sin duda. El principal, un brindis de agradecimiento por el seguimiento que muchos realizáis de nuestros blogs. Unos espacios en los que nuestro único objetivo es compartir con vosotros nuestra pasión por todo lo que rodea al mundo del vino. Son, reiteramos, espacios para COMPARTIR. Y sin nadie al otro lado del PC (o del móvil), la tarea no tendría sentido.

Gracias también a los cientos miles de aficionados que seguís remitiendo vuestras consultas a nuestro enólogo, Julio. Juntos hemos creado un ‘cuaderno virtual’ de consultas enológicas que creemos puede ser muy útil para quienes, en vuestras casas, os convertís en ‘bodegueros’, mimando vuestros viñedos y elaborando -seguro que algunos desde hace muchos años- vuestros propios vinos. Es un reto apasionante hacer, cosecha tras cosecha, el mejor vino posible.

Gracias por supuesto a todos los seguidores en las Redes Sociales de nuestras bodegas. Es un placer tener y cultivar juntos nuestros ‘terroirs‘ en Twitter, Facebook, etc…

Nos marchamos unas semanas de vacaciones. Es solo un pequeño descanso para coger fuerzas y afrontar un fin de 2017 que, ya os adelantamos, va a ser APASIONANTE. En septiembre llega MARTELO, un destacado nuevo miembro a nuestra familia… Os lo presentaremos encantados y descubriremos que tenemos nuevos motivos para seguir brindando. Juntos. ¡Felices vacaciones!

Continuar leyendo...

Cenas Adivina: el plan perfecto

Publicado en:
CATA, LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
20/06/2017

Post escrito por Gloria Carrero, Sumiller y Delegada Comercial del Grupo La Rioja Alta, S.A. en Madrid.

Conozco a Silvia Moreno desde hace muchos años y su proyecto, desde el primer minuto, me pareció sencillamente brillante: organizar, en su propia casa, cenas en las que invita a un experto para que hable de un tema. Al principio se apuntaban amigos, después amigos de amigos y ahora se ha generado todo un movimiento en redes sociales, donde estas cenas son una auténtica revolución.

Fue en mayo de 2014 cuando Silvia me propuso ir  y contar mi experiencia como sumiller.  Así organizamos la primera ‘cata de vinos’ en Cenas Adivina en la que pude darme cuenta de que la fórmula sería un éxito.

Los invitados iban llegando, unos se conocían entre sí, otros no. Todo en casa de Silvia tenía buen gusto. El ambiente era familiar y acogedor y cada detalle estaba cuidado con mimo: la mesa, la decoración, la iluminación, las flores… En ese mismo momento descubrí que el secreto de las cenas es la magia que tiene Silvia para hacer que todo el mundo se sienta como en casa logrando así que el protagonismo no sólo lo tenga el experto, sino que también los invitados empiezan a participar debatiendo y compartiendo experiencias, creando así algo verdaderamente único. 

Cuando sales por la puerta de casa de Silvia te llevas una experiencia diferente, te diviertes, conoces gente, aprendes algo nuevo y, sumado a esta fórmula -haciéndola perfecta- disfrutas de una buena cena y un buen vino. Así es como expongo a la bodega la posibilidad de estar presentes en estas cenas. Tras estudiar la propuesta, coinciden conmigo en la gran oportunidad que supone participar en Cenas Adivina.  Cuando alguien te invita a cenar a su casa, el vino nunca pasa desapercibido y más si, antes de la cena, tienes unos minutos para explicarle a los invitados, desde el punto de vista de un sumiller, los vinos elegidos para la ocasión y cómo maridan con el menú que van a tomar. Una breve introducción basta para DISFRUTAR del vino y de paso, aprender un poco de este apasionante mundo del que he hecho mi profesión.

Cenas adivina es, simplemente, un escaparate perfecto para nuestras bodegas y  vinos. Un espacio donde se cuida hasta el más mínimo detalle y donde el vino es otro protagonista importante de un momento especial.

La mejor manera de disfrutar de una copa de vino es en buena compañía, con una buena conversación y una comida deliciosa. Si, además, a todo esto le añades una experiencia orquestada por la perfecta anfitriona… se convierte en un planazo.

Pero, sin duda, la mejor manera de entenderlo es vivirlo. Aquí puedes consultar el calendario de las Cenas y apuntarte para ser parte de esta inolvidable experiencia.

 

Continuar leyendo...

Semana Santa de vino…y cine

Publicado en:
LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
5/04/2017

Ahora que se aproxima la Semana Santa y que la gran mayoría gozamos de ese bien escaso llamado tiempo libre, nos gustaría haceros llegar algunas propuestas perfectas para quienes, entre vuestras pasiones mundanas, os confesáis enófilos y cinéfilos. Es una pequeña, diminuta selección de títulos en los que el mundo del vino ocupa un papel estelar. Y es que son cientos miles las ocasiones en las que las uvas y el celuloide han conformado un coupage extraordinario tal y como se recoge, por ejemplo, en el -recomendable- libro ‘El cine del vino’ escrito hace ya una década por el profesor riojano Bernardo Sánchez Salas  y en el que desmenuza la presencia vinícola en la historia del cine como “símbolo de las sagas, la sangre y la tierra que une y desune familias, con una clara reminiscencia bíblica”. 

Lo dicho… Son, tan solo, algunas recomendaciones que hemos disfrutado y que creemos que os puede hacer más llevadera la inminente ‘letanía’ vacacional. Una vez vistas -prometemos perdonaros si no las disfrutáis todas de una sentada- estaríamos encantados de que compartierais con nosotros cuál os ha gustado más y si, en esta primera cosecha, consideráis que falta algún título absolutamente imprescindible que incorporaremos a una próxima convocatoria. ¿Preparados? Luces, cámara…¡Y una copa de vino!

Mondovino (2004, USA/Francia/Argentina/Italia)

Afronta los problemas actuales del mundo del vino, con temas candentes como la globalización, la concentración del poder, la homogeneización de la industria del vino y la influencia norteamericana. La cinta, que plantea la lucha entre la “vieja Europa” y los Estados Unidos en la industria vinícola fue filmada con una cámara digital manual.

Entre copas (2004, USA)

Más célebre por el título como ‘Sideways’ y ganadora de un Oscar al mejor guión adaptado, es una comedia dramática  adaptada de la novela de Rex Pickett. Aborda la historia de dos cuarentones de personalidades opuestas y sus andanzas durante un viaje de una semana a los célebres viñedos californianos.

Bottle Shock (2008, USA)

Francia es la cuna del vino y allí nacen algunos de los mejores vinos del mundo, o al menos así  era hasta 1976, cuando estalló la llamada guerra del vino. Basada en una historia real, esta comedia es protagonizada por Alan Rickman, Bill Pullman y Rachel Taylor.

 Un buen año (2006, UK/Francia)

Ridley Scott nos relata la historia de un exitoso inversor de la City londinense, interpretado por Russell Crowe, que hereda de su tío un viñedo en la Provenza francesa con ‘chateau’. Aunque su primera intención es deshacerse rápidamente de la propiedad, los recuerdos de la infancia en aquel idílico lugar y la posibilidad de gozar de una vida más tranquila le hacen reconsiderar su planteamiento.

Tu serás mon fils (2011, Francia)

Este drama familiar nos introduce en la historia del propietario de un afamado viñedo en Saint Emilion y de su hijo, que trabajan juntos en la finca familiar. El padre, un enólogo exigente y apasionado, no soporta la idea que su hijo pueda relevarle algún día.

Encadenados (1964, USA)

Con el sello Alfred Hitchcock, este thriller es un clásico en blanco y negro con muchas escenas rodadas en una gran bodega en la que reposan botellas de vino que guardan secretos, espías americanos enamorados y nazis. Todo ello con, entre otros, Cary Grant e Ingrid Bergman.

El año del cometa (1992, USA)

Una enóloga británica viaja a un lejano castillo escocés para la rutinaria catalogación de un vino antiguo. Pero allí logra un hallazgo extraordinario: una botella de vino de 150 años, extremadamente rara, que se embotelló coincidiendo con el paso del cometa Halley y que se cree que perteneció a Napoleón. Pero, otras personas también quieren desean el valioso tesoro.

Corked (2009, USA)

Una comedia divertida que nos muestra las estratagemas de cuatro bodegas californianas para conquistar a un famoso crítico de vinos de visita en la zona. La película descubre cuatro personalidades absolutamente diferentes y sus intentos por conseguir los parabienes del célebre catador.

 

Continuar leyendo...

Viña Ardanza, 75 añitos…

Publicado en:
CATA, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
13/03/2017

“Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla”Warren Buffett

Va pasando el tiempo, poco a poco, pero sin pausa. Viña Ardanza celebra su 75 aniversario y claro, este año, la ‘niña’ se nos viste de gala. ¡Cómo pasan los años! Por eso conviene recordar un poco su (corta) historia. Una historia que comienza allí por los años 90… de los 1800. Ese año, 1890, en el Barrio de la Estación de Haro, D. Daniel Alfredo Ardanza, convence a otras cuatro familias para fundar la SOCIEDAD VINÍCOLA DE LA RIOJA ALTA y, ojo al dato, que diría aquel: nombran Presidenta a Dª Saturnina García Cid. La primera Presidenta de una sociedad mercantil. Ojos de futuro. Pero no acaba aquí la historia, y ya en siglo siguiente, en 1904, D. Alfredo Ardanza, propietario de Bodegas Ardanza, propone una unir las dos sociedades y fundar La Rioja Alta (todavía sin SA)
que conocemos hoy. Para celebrarlo, deciden lanzar una nueva marca, RESERVA 1904, origen del que hoy conocemos como GRAN RESERVA 904.

Durante estos primeros años, La Rioja Alta, al igual que otras bodegas del Barrio de la Estación, no tienen un concepto, un estilo propio de vino y por ello apuestan por contratar a enólogos franceses que trasladan su modelo bordelés a Rioja. Así, por ejemplo, nuestra casa  decide ‘fichar’ a un enólogo francés, Monsieur Vigier, que comienza a elaborar los vinos al estilo bordelés. Y estos ‘Maîtres de Caves’  viajan, con su forma de elaborar vinos, a Rioja. Y no solo eso, en las etiquetas de las botellas de esos años comienzan a aparecer menciones como VINO ELABORADO AL ESTILO MEDOC, o AL ESTILO SAUTERNES, o AL ESTILO BORGOÑA. Como en el caso de Viña Ardanza. En etiquetas muy antiguas de otras bodegas del Barrio de la Estación aparecen estas menciones. Es curioso de ver.

Y así empieza la historia de Viña Ardanza, como un vino elaborado al ESTILO BORGOÑA. De ahí que Viña Ardanza se embotelle en esa botella borgoñoña que ha permanecido hasta nuestros días. Y aunque se elabora desde los inicios de la bodega, es en plena II Guerra Mundial, el 28 de septiembre de 1942, cuando se decide registrar la marca. Curiosidad, Cuba y Venezuela eran dos de nuestros principales clientes. ¡Quién te ha visto y quién te ve!

Y eso es lo que celebramos este año. El 75 aniversario de la marca Viña Ardanza. Y lo celebramos con la que, en nuestra opinión, es la cosecha mas borgoñona de Viña Ardanza de los últimos años: VIÑA ARDANZA 2008. Y por supuesto, le hemos comprado un ‘trajecito’ nuevo para que lo celebre.

Brindo por ti, Viña Ardanza. Larga vida. Que sigas, durante muchos años, siendo parte de nuestras emociones.

Continuar leyendo...

Si 75 años no son nada…

Publicado en:
CATA, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
10/01/2017

“Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado” Charles Baudelaire (1821-1867) Escritor, poeta y crítico francés

Nuevo año y nuevas inquietudes.

Ha pasado 2016 y nosotros sí que no podemos decir que sin pena ni gloria. No voy a decir que ‘por suerte’  ya que, en esto del mundo del vino, la suerte no existe. Más bien diría que, por constancia, este año cerrado ha sido esplendido. Por fin -ha costado- pero, por fin, los Grandes Reservas han tenido el reconocimiento, nacional e internacional, que en nuestra opinión se merecían. Como digo, no son cosas de suerte. Para nosotros, la palabra que mejor podría definir todo esto ha sido la constancia. Como decía Baudelaire en la frase que encabeza estas líneas: “Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado”. Esto puede reflejar qué es para nosotros elaborar Grandes Reservas: una suma de pequeñas voluntades dirigidas en el mismo sentido. Intentar hacer, cada año, los mejores vinos. Y aquí no solo valen las voluntades de uno o unos pocos. Si todas no buscan un mismo objetivo, el fracaso está conseguido. Así que… A seguir. Nos quedan muchos por hacer todavía.

Y este 2017 pues… Tampoco comienza mal. Ya tenemos una nueva ilusión en nuestra ‘cabecita’ y, además, esta ilusión llega con nombre de cumpleaños. Sí, este año nos hacemos un poquito más mayores. Este 2017 celebramos el 75 Aniversario de nuestra marca: Viña Ardanza. 

Desde 1942, este vino nos ha regalado momentos increíbles. Creo que todos tenemos una añada de Viña Ardanza que nos recuerda a algún momento que hemos celebrado. ¿Las mías? Uff… No sería objetivo. Tengo muchas. La del 1985, mi ‘bautizo Ardanza’, o la 1996, mi entrada en la bodega o la del 2001, el nacimiento de mi hija o la del de mi hijo, 2005… ¡Es que soy muy ‘disfrutón’ y con muchas cosas que celebrar!

Siempre digo que el vino está hecho para el disfrute. Mucho. Para que sea el mejor complemento posible de una buena cena o comida, de una buena compañía o de una buena tertulia. Y eso es lo que pretendemos. Que sean vinos para ‘disfrutones’, para gente con ganas de celebrar o de compartir buenos momentos y alegrías. ¡Y en eso estamos!

Finca La Pedriza (Tudelilla)

¿La próxima ilusión? Para este año tenemos varias. ¿La primera que va a salir? Viña Ardanza 2008. Me muevo por ilusiones, como puede verse leerse y, esta nueva cosecha, ha sido una permanente alegría. Me sorprendió en el campo, en el viñedo, con unas uvas que tenían una pinta estupenda… En especial,  la Garnacha de La Pedriza. Es la primera cosecha que, en el coupage de Viña Ardanza, utilizamos las uvas de este paraje excepcional….Y se ha notado. Pero yo no lo puedo decir. Tengan un poquito de paciencia. Muy pronto llega.

Hoy es un post de celebración… Y un poco de auto-reconocimiento… ¡Que a veces no viene mal! Tengo en la recámara un nuevo post con una pequeña historia sobre el Viña Ardanza. Para la próxima vez.

Hoy ya solo desearles un estupendo 2017. Que llegue repleto de alegrías y nuevas ilusiones.. Y que las disfruten, con buen vino. Mucho, mejor. Esto es muy cortito. CARPE DIEM.

Continuar leyendo...

La Santa paciencia…

Publicado en:
ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
14/11/2016

La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces – Proverbio persa

Procuro, siempre, dar un título al post después de haber expresado mis ideas acerca de esto del vino. Pero, en este caso, el título me ha venido antes que lo que quería escribir. Con título escrito… espero que el texto brote solo.

Paciencia, y mucha, hemos necesitado esta vendimia del 2016 que acabamos de terminar. Fácil, la verdad no ha sido. Después de esos calores tan intensos de principios de septiembre era difícil aventurar que podíamos estar ante una gran cosecha. No sólo aquí en Rioja, en Ribera, en Rías Baixas, etc. La verdad que, en esos días tan calurosos de principios de septiembre, no las teníamos todas con nosotros. Además, todos pensábamos que unas poquitas lluvias, típicas por cierto en esa época, no es que no podrían venir bien para la maduración de la uva, es que, sencillamente, la podrían mandar al carajo. Vamos que todos estábamos ya con la ropa de campaña para entrar en zafarrancho de combate…¡Madre mía como llueva!…

10629829_10204748626941739_3255896250435787886_nNosotros ya vaticinamos (es la suerte de tenerlo ya escrito) que esta del 2016 podría ser una de las mejores cosechas de los últimos años…”Hay que estar tranquilos, ser pacientes e ir recogiendo las uvas según vayan viniendo” u otra, “Hoy aquí y mañana allí, para volver mañana aquí”. Aun así, hubo quien decidió seguir la vía segurola y decidió sacar el corquete a pasear y empezar la vendimia. Quizás, a mi entender, un poco pronto pero, ya se sabe, esto del miedo es libre. Hoy quizás, esté pensando de otra manera. O quizás no…

Nosotros… Pues la verdad es que es para estar muy contentos con esta cosecha del 2016. Pero que muy contentos. Creo que hicimos lo que teníamos que hacer y, además, lo hicimos bien. Además, los nuevos sistemas de recepción de uva en bodega nos están ayudando mucho. No quiero pecar de pretencioso, pero según veo cómo son nuestros vinos, creo que acertamos en esperar para recoger la uva. Ahora hay que esperar a que los vinos hagan maloláctica, que se estabilicen, seleccionarlos bien… y a criar en barrica. Todo con mucha calma y más paciencia. ¡Que ya nos lo han dicho las uvitas: tranquilidad y tiempo al tiempo! Vaciando el cesto 8

Dos, lo de La Santa. También me viene al pelo (poco ya). Este año hemos contado con las uvas de nuevos viñedos. Y qué casualidad, a uno le hemos llamado LA SANTA…¡A ver si la niña hace honor al nombre!

Bueno y, por último, el penúltimo jardín de esto del vino. Son las tan traídas y levadas imágenes y vídeos de las uvas tiradas en el campo que a alguno le ha hecho tirarse de la melena más de lo recomendable. Nosotros hemos tirado uva…a su tiempo, a principio de envero, cuando se veía venir la cosecha. Apostamos por la calidad y eso exige un control de rendimiento en el campo. No pasa nada, hay que hacerlo y punto. Otra cosa es tirar uva tarde porque ya no te cabe en bodega y.. se las llevan los demonios. Eso para mí indica dos cosas: o bien que no has sabido predecir la cosecha u otras que ni me van ni me vienen….

Lo que sí tengo claro es que todas esas uvas que se han quedado en los viñedos no han hecho vino. Y si no han hecho vino… ¡Qué más da! Lo siento, no me vale que esas uvas son iguales que las que han entrado en las bodegas. Lo siento pero NO. Lo que se ha quedado, seguro, que ha sido lo peor. Y ya está. Lo bueno, lo muy bueno y lo Excelente está donde tiene que estar

Continuar leyendo...