Los tintos (también) son para el verano

Torre de Oña
julio 8, 2014

Efectivamente. Nos hemos puesto un tanto ‘reivindicativos’ en el Editorial que hemos publicado en la última edición (Verano 2014) del Boletín Informativo de nuestras bodegas. Nos hemos acordado del título de la célebre obra de teatro (y posterior película) escrita por Fernando Fernán Gómez y hemos sustituido las bicicletas por los vinos tintos.

Es nuestra forma de intentar, modestamente, rebatir uno de esos -abundantes- tópicos que abundan también en el mundo del vino y que, con la llegada del verano y las ansiadas vacaciones, deriva en la generalizada tentación de dejar a un lado el disfrute de vinos tintos y centrarnos prácticamente en exclusiva en vinos rosados, espumosos o blancos y, especialmente, en otras bebidas que destacan por su mayor capacidad refrescante frente a los calurosos estragos veraniegos.

Y para  romper esa primera lanza a favor del título de este post vamos a  echar la vista tres veranos atrás y recordar este artículo que compartíamos con vosotros por aquel entonces bajo el título “Temperatura…de bodega” y en el que comentábamos otro ‘clásico enológico’ que seguro habéis escuchado/leído/dicho en más de una ocasión: “el tinto se bebe a temperatura ambiente”. Una frase que, reiteramos, no es cierta sin la (muy) champaneraimportante coletilla: ambiente…de bodega. Hablamos de una temperatura entorno a los 17ºC, perfecta para disfrutar al máximo de todas las virtudes que nos ofrece un buen tinto.  Y si, por los rigores del calor, lugar de guarda, etc. no logramos alcanzarla y mantenerla, nuestra recomendación es usar adecuadamente una cubitera, también con este tipo de vinos.

Otro argumento que nos gusta para reforzar nuestra ‘tesis’ es el aportado por el  crítico de vinos americano Eric Asimov en su artículo anual sobre recomendaciones enológicas estivales y que nos invita a disfrutar los vinos de forma diferente gracias el propio ‘ambiente veraniego’ en el que el ocio, la diversión y el descanso cobran mucho protagonismo . Para ello, Asimov nos invita a seleccionar vinos frescos, repletos de vida y que permitan olvidarnos de la degustación más crítica para dejarnos llevar por el simple goce de beber un vino de calidad. Un ejemplo de su apuesta: Viña Alberdi 2007 de @LaRiojaAltaSA, único tinto español en su selección mundial de 20 vinos para el verano. ¡Nos gusta la elección! 🙂

Así que, si tenemos la oportunidad de desconectar, viajar y descansar durante estas semanas, aprovechemos para para probar, conocer y ampliar nuestros conocimientos vinícolas. Y elijamos lo que elijamos, blanco o tinto o rosado o… ¡brindemos por un muy feliz verano para todos!

Anímate a comentar