La importancia del tamaño

Torre de Oña
Noviembre 7, 2011

¿Influye el tamaño de la botella en la evolución de la calidad del vino? Nos gustaría compartir con vosotros una serie de ‘reflexiones’ que, recientemente, leíamos en un texto titulado ‘Elogio del Mágnum’ y en el que se destacan los beneficios de las botellas de 1,5 L.. Os los resumimos. ¿Que os parecen?….

  • Enológicamente, está probado que el buen vino, el que tiene capacidad para mejorar con la edad, se beneficia de este gran formato. El envejecimiento es más lento que en la botella tradicional, por lo que el vino durará mas años y la evolución, por ser mas lenta, será mas uniforme y equilibrada. Hay informes que, generalizando un poco, afirman que la velocidad de evolución es inversamente proporcional al tamaño de la botella: en una botella de 3/8 de litro el vino envejece al doble de velocidad que en una de 3/4, mientras que en esta evolucionará al doble de velocidad que en un mágnum. Esto es positivo para vinos de calidad con capacidad de mejorar, especialmente para Reservas y grandes Reservas, ya que “garantizamos” así una vida mas larga. Sin embargo, si metemos un mal vino en un mágnum, lo que haremos será acelerar su muerte. El Mágnum no es bueno para todos los vinos
  •  Desde el punto de vista de la presentación del vino, de su estética, la botella mágnum ofrece muchas posibilidades. Podemos utilizar la etiqueta que proporcionalmente le correspondería o una mas grande o una mas pequeña, sin que la imagen se distorsione. Al haber mas espacio de vidrio, podemos también dar mas información en la contraetiqueta si ese es nuestro deseo.
  •  Desde el punto de vista de la decoración, una botella Mágnum viste mucho mas una mesa que una botella mas pequeña: mejora la decoración, llena más el espacio, impone más prestancia e insinúa que se trata de un gran vino, aunque no siempre ese sea el caso
  • Desde el punto de vista del restaurante, todo son ventajas. No tiene que abrir dos botellas para degustar 1,5 litros de vino, no necesita cambiar las copas ni dar a degustar dos botellas, por lo que ahorrará en mano de obra y riesgos de rotura de vajilla. Además, el precio del mágnum, que en origen suele ser el doble que el de una botella normal, suele significar mas que eso en la mesa, por lo que la rentabilidad aumenta.
  • Económicamente es mas barato, es decir, nos hace ahorrar dinero. Cuando nos invitan a cenar a una casa y debemos llevar un regalo, una botella se queda, en general, corta. Llevar dos  es como si hubiésemos pensado “con la cantidad que nos van a dar de cenar, una botella es poco, pero con lo mal que cocinan, un estuche de tres botellas es demasiado. Les llevaré dos.” Y como no suele haber estuches de dos botellas, pues las llevamos en una bolsa de plástico y quedamos a medias. El Mágnum soluciona este problema: un Mágnum es siempre un objeto especial que se entrega solo o en su propio estuche y con suficiente entidad por si solo como para constituir un buen regalo. Y, una vez más, es mas barato que un estuche de tres botellas.
  • Por último, simplemente decirles que, desde el punto de vista del consumo, el Mágnum es el volumen ideal para una cena de dos personas, si una no bebe.

Nos encantaría conocer vuestros comentarios al respecto y vuestras experiencias personales. Por cierto, algún día hablaremos de los curiosos nombres de las botellas de tamaños ‘gigantescos’.

 

Anímate a comentar

  • ROBERTO BOTELLA 22/03/2014

    Esto seguro que esta mal: “Por último, simplemente decirles que, desde el punto de vista del consumo, el Mágnum es el volumen ideal para una cena de dos personas, si una no bebe.”

    Será el 3/8, no el Mágnum, menuda borrachera si una persona se tiene que beber 1,5 litros de vino.

    Un saludo.