La Cata del Barrio de la Estación, un magnífico concierto

Julio Sáenz
abril 4, 2018

 “No basta con oír la música; además hay que verla” Igor Stravinski (1882-1971) Compositor y director de orquesta ruso

La verdad que ver La Rioja así, en esta Semana Santa, repleta de visitantes con todas las plazas hoteleras ocupadas, con la gente paseando por las calles y, sobre todo, visitando las bodegas es algo que se agradece. Más, tras un un invierno tan duro como el que hemos pasado. Pero por fin llega la primavera. Y ya incluso nos atrevemos a despojarnos de las capas (altas) que nos han cubierto durante estos meses y comenzamos a salir… y comenzamos a ver cosas…y comenzamos a disfrutar. ¡Que ya era hora!

Para la gente que vivimos en La Rioja nos parece algo normal pero, para todos aquellos que viene a vernos, todo les parece especial. Para muestra seguir este vídeo. Viéndolo no encuentro una sola razón para no perder dos o tres días de mis vacaciones o de mi tiempo libre para venir por estos lares y poder disfrutar de sus gentes de sus paisajes y sobre todo de su gastronomía y de sus vinos.

Si podemos definir a La Rioja como la tierra de los mil y un vinos no sería justo no llamar a está bonita zona la tierra de los mil y un paisajes. Vamos, que insisto, que no encuentro una excusa para no venir. Y, además, cada año hay más. Mucho más…

No hace mucho, en pleno invierno, con algún que otro copillo de nieve por medio, tuvimos la oportunidad de presentar en Madrid uno de las mejores experiencias para disfrutar de La Rioja. ¡Para bebérsela! Para mí, único en el mundo del vino. Es La Cata del Barrio de la Estación. Poder disfrutar de siete magnificas experiencias lúdicas en siete de las mejores bodegas ubicadas en lugar tan especial, es algo insólito en esto del universo vinícola.

En la ciudad de Haro y rodeando la estación del tren nos encontramos siete de las más antiguas y reconocidas casas elaboradoras. Nuestros vinos han recorrido medio mundo, primero a través del tren y, después, a través de cualquier otro medio para mostrar y ensalzar las grandes los grandes vinos que hay en esta tierra. El origen de estas “joyas” se remonta a finales del siglo XIX, cuándo y por causa de una terrible enfermedad que asoló los viñedos europeos, se “plantaron” un grupo de bodegas alrededor de la estación. El objeto: proveer de vino a los grandes Chateaûx bordeleses, carentes de materia prima debido a la devastación de la filoxera en sus viñedos. Empezaron: Bodegas López Heredia, Bodegas Bilbaínas, Bodegas Gómez Cruzado, La Rioja Alta, S.A, y más tarde Bodegas Muga y Bodegas Roda. Estos”7 Magníficos” conforman (conformamos) lo que hoy llamamos las Bodegas del Barrio de la Estación. ¡Y como han (hemos) cambiado!

Hoy por suerte, las bodegas ya no pertenecemos a un mundo cerrado lleno de misterios y alquimistas o brujos celosos de sus secretos. A todos nos gusta mostrar y demostrar cómo hacemos las cosas en cada una de estas “catedrales del vino”. Por eso, La Cata del Barrio de la Estación es un evento único en el mundo. Piensa que, durante un día entero, todo barrio se nos queda para los amantes y disfrutones, no solo del vino, también de la gastronomía, de los espectáculos, de la compañía y también de las ausencias (que a veces también conviene celebrar). Durante más de doce horas vamos a poder disfrutar y visitar todas estas bodegas, hablar con sus gentes, ver dónde se elaboran, se crían y envejecen sus referencias. ¡Conocer de primera mano cómo son los vinos  de esta zona de Rioja no te creas que está a la altura de cualquiera!

Hace mucho tiempo oí que los vinos del  Barrio de la Estación eran “la misma partitura interpretada por diferentes músicos”.  No lo veo así. Yo creo en otra cosa. Para mí, todos estos vinos son como las distintas partituras que dan forma y sonido a un magnífico concierto, donde siete maestros interpretan distintas melodías. Unos, desde una manera más suave y pausada, adagios y moderatos, otros, más intensos y vigorosos, allegro y vivaces, expresan un concierto único. Vamos, como para perdérselo.

Anímate a comentar