Jamón y vino, la dieta ‘delicatessen’

Torre de Oña
Noviembre 20, 2013

Seguro que habéis oído hablar, en más de una ocasión, de los saludables beneficios del consumo moderado de buen vino. Ahora, además, podemos añadir un nuevo aporte para nuestra salud y que, además, llega acompañado de otro sabroso alimento: el jamón ibérico. Hablamos de una dieta desarrollada por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) con la que, aseguran, podemos llegar a perder hasta cinco kilos en un mes y, además, deleitándonos el paladar.

jamon-con-vinoAunque la creencia general apunta a que, tanto el alcohol como el cerdo, son nuestros ‘enemigos públicos número 1’  si emprendemos la ardua tarea de intentar adelgazar, el IMEO ha concluido que tanto el vino tinto como el jamón, tomados con moderación y dentro de una variada alimentación, pueden satisfacer no solo nuestro sentido gustativo sino, además, nuestros corazones gracias a su efecto cardioprotector. Así, este organismo acaba de desarrollar una dieta hipocalórica basada en su consumo diario, rica en verduras, frutas y en proteínas saludables.

Esta dieta, que algunos no han dudado en bautizar ‘delicatessen’ o ‘ibérica’ está pensada para perder entre cuatro y seis kilos en cuatro semanas, ofreciendo versiones individuales para mujeres, hombres y deportistas. Como apuntes generales indicar que para el desayuno –comida muy importante y necesaria- el estudio recomienda pan y jamón y frutas (manzana, naranja, pera, fresas o melocotón) y, como bebida, café solo o con leche desnatada.

Para comer cobran relevancia las verduras (ensalada, puré, rehogadas o al horno) y como plato principal pescado o carne. Aquí, y en la cena, sí está prohibido el pan.  Como bebidas, agua en cantidades ilimitadas y respecto al vino, se recomienda una copa de 150 ml. en el caso de las mujeres y hasta dos de idéntica cantidad para hombres, repartidas Jamon2siempre entre comida y cena.

Precisamente para la cena nos recomiendan  un caldo, dos lonchas finas de jamón ibérico y una pequeña cantidad de carne, pescado o marisco. E incluso, de postre, una onza de chocolate negro puro.

Os lo confesamos: nosotros aún no conocemos a nadie que la haya probado y sus resultados. Si os animáis, no dudéis en compartirlos con nosotros. Por supuesto, encantados, ponemos nuestros vinos a vuestra disposición. 🙂

Anímate a comentar