ELABORACIÓN

Martelo, aire fresco

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, CATA, ELABORACIÓN, I+D DEL VINO, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
14/09/2017

Quienes ya habéis visitado nuestra bodega de Rioja Alavesa seguro que compartís con nosotros el reto que supone expresar  todo lo que puede llegar a transmitir un lugar como éste. Coincidiréis con nosotros que, sobre todo, Torre de Oña es un espacio inspirador en el que el sosiego es protagonista. Un ingrediente fundamental para que un viñedo como el nuestro desarrolle todo su potencial.

Esa calma nos acompaña desde hace más de veinte años. Es el tiempo que hemos dedicado a estudiar cada recoveco de nuestra finca y a analizar y valorar, añada tras añada, su comportamiento y evolución. Un camino que iniciamos en 1995 cuando adquirimos la bodega de Páganos y que contó con 2007 como primer relevante punto de inflexión. Entonces tomábamos la decisión de pasar, tras un constante estudio del viñedo, seguimiento por satélite, etc., del Barón de Oña inicial a dos vinos diferentes: Torre de Oña Reserva y Finca San Martín Crianza.

Gracias a todo ello, poco a poco hemos ido entendiendo que la rica heterogeneidad de nuestra finca es un tesoro de extraordinario valor. Es el “caleidoscopio” del que habla Andrés Proensa en la revista Planeta Vino:

Entendimos que debíamos permitir que cada parcela pudiera expresarse libremente tal y como es, manifestando claramente las características de cada cosecha. Afrontábamos así un trabajo difícil y verdaderamente apasionante: debíamos seleccionar cosechas y parcelas para elaborar un inédito estilo de vino en Rioja Alavesa que atesorara, en perfecto equilibrio, la finura y complejidad de la Rioja Alta y, además,  la personalidad y rusticidad del gran terruño alavés. Otro gran punto de inflexión.

Con la llegada de Martelo, nuestro nuevo vino,  damos ese paso definitivo que tanto queríamos. Todo un soplo de aire fresco que, desde ahora, queremos respirar.

Continuar leyendo...

Si 75 años no son nada…

Publicado en:
CATA, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
10/01/2017

“Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado” Charles Baudelaire (1821-1867) Escritor, poeta y crítico francés

Nuevo año y nuevas inquietudes.

Ha pasado 2016 y nosotros sí que no podemos decir que sin pena ni gloria. No voy a decir que ‘por suerte’  ya que, en esto del mundo del vino, la suerte no existe. Más bien diría que, por constancia, este año cerrado ha sido esplendido. Por fin -ha costado- pero, por fin, los Grandes Reservas han tenido el reconocimiento, nacional e internacional, que en nuestra opinión se merecían. Como digo, no son cosas de suerte. Para nosotros, la palabra que mejor podría definir todo esto ha sido la constancia. Como decía Baudelaire en la frase que encabeza estas líneas: “Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado”. Esto puede reflejar qué es para nosotros elaborar Grandes Reservas: una suma de pequeñas voluntades dirigidas en el mismo sentido. Intentar hacer, cada año, los mejores vinos. Y aquí no solo valen las voluntades de uno o unos pocos. Si todas no buscan un mismo objetivo, el fracaso está conseguido. Así que… A seguir. Nos quedan muchos por hacer todavía.

Y este 2017 pues… Tampoco comienza mal. Ya tenemos una nueva ilusión en nuestra ‘cabecita’ y, además, esta ilusión llega con nombre de cumpleaños. Sí, este año nos hacemos un poquito más mayores. Este 2017 celebramos el 75 Aniversario de nuestra marca: Viña Ardanza. 

Desde 1942, este vino nos ha regalado momentos increíbles. Creo que todos tenemos una añada de Viña Ardanza que nos recuerda a algún momento que hemos celebrado. ¿Las mías? Uff… No sería objetivo. Tengo muchas. La del 1985, mi ‘bautizo Ardanza’, o la 1996, mi entrada en la bodega o la del 2001, el nacimiento de mi hija o la del de mi hijo, 2005… ¡Es que soy muy ‘disfrutón’ y con muchas cosas que celebrar!

Siempre digo que el vino está hecho para el disfrute. Mucho. Para que sea el mejor complemento posible de una buena cena o comida, de una buena compañía o de una buena tertulia. Y eso es lo que pretendemos. Que sean vinos para ‘disfrutones’, para gente con ganas de celebrar o de compartir buenos momentos y alegrías. ¡Y en eso estamos!

Finca La Pedriza (Tudelilla)

¿La próxima ilusión? Para este año tenemos varias. ¿La primera que va a salir? Viña Ardanza 2008. Me muevo por ilusiones, como puede verse leerse y, esta nueva cosecha, ha sido una permanente alegría. Me sorprendió en el campo, en el viñedo, con unas uvas que tenían una pinta estupenda… En especial,  la Garnacha de La Pedriza. Es la primera cosecha que, en el coupage de Viña Ardanza, utilizamos las uvas de este paraje excepcional….Y se ha notado. Pero yo no lo puedo decir. Tengan un poquito de paciencia. Muy pronto llega.

Hoy es un post de celebración… Y un poco de auto-reconocimiento… ¡Que a veces no viene mal! Tengo en la recámara un nuevo post con una pequeña historia sobre el Viña Ardanza. Para la próxima vez.

Hoy ya solo desearles un estupendo 2017. Que llegue repleto de alegrías y nuevas ilusiones.. Y que las disfruten, con buen vino. Mucho, mejor. Esto es muy cortito. CARPE DIEM.

Continuar leyendo...

La Santa paciencia…

Publicado en:
ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
14/11/2016

La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces – Proverbio persa

Procuro, siempre, dar un título al post después de haber expresado mis ideas acerca de esto del vino. Pero, en este caso, el título me ha venido antes que lo que quería escribir. Con título escrito… espero que el texto brote solo.

Paciencia, y mucha, hemos necesitado esta vendimia del 2016 que acabamos de terminar. Fácil, la verdad no ha sido. Después de esos calores tan intensos de principios de septiembre era difícil aventurar que podíamos estar ante una gran cosecha. No sólo aquí en Rioja, en Ribera, en Rías Baixas, etc. La verdad que, en esos días tan calurosos de principios de septiembre, no las teníamos todas con nosotros. Además, todos pensábamos que unas poquitas lluvias, típicas por cierto en esa época, no es que no podrían venir bien para la maduración de la uva, es que, sencillamente, la podrían mandar al carajo. Vamos que todos estábamos ya con la ropa de campaña para entrar en zafarrancho de combate…¡Madre mía como llueva!…

10629829_10204748626941739_3255896250435787886_nNosotros ya vaticinamos (es la suerte de tenerlo ya escrito) que esta del 2016 podría ser una de las mejores cosechas de los últimos años…”Hay que estar tranquilos, ser pacientes e ir recogiendo las uvas según vayan viniendo” u otra, “Hoy aquí y mañana allí, para volver mañana aquí”. Aun así, hubo quien decidió seguir la vía segurola y decidió sacar el corquete a pasear y empezar la vendimia. Quizás, a mi entender, un poco pronto pero, ya se sabe, esto del miedo es libre. Hoy quizás, esté pensando de otra manera. O quizás no…

Nosotros… Pues la verdad es que es para estar muy contentos con esta cosecha del 2016. Pero que muy contentos. Creo que hicimos lo que teníamos que hacer y, además, lo hicimos bien. Además, los nuevos sistemas de recepción de uva en bodega nos están ayudando mucho. No quiero pecar de pretencioso, pero según veo cómo son nuestros vinos, creo que acertamos en esperar para recoger la uva. Ahora hay que esperar a que los vinos hagan maloláctica, que se estabilicen, seleccionarlos bien… y a criar en barrica. Todo con mucha calma y más paciencia. ¡Que ya nos lo han dicho las uvitas: tranquilidad y tiempo al tiempo! Vaciando el cesto 8

Dos, lo de La Santa. También me viene al pelo (poco ya). Este año hemos contado con las uvas de nuevos viñedos. Y qué casualidad, a uno le hemos llamado LA SANTA…¡A ver si la niña hace honor al nombre!

Bueno y, por último, el penúltimo jardín de esto del vino. Son las tan traídas y levadas imágenes y vídeos de las uvas tiradas en el campo que a alguno le ha hecho tirarse de la melena más de lo recomendable. Nosotros hemos tirado uva…a su tiempo, a principio de envero, cuando se veía venir la cosecha. Apostamos por la calidad y eso exige un control de rendimiento en el campo. No pasa nada, hay que hacerlo y punto. Otra cosa es tirar uva tarde porque ya no te cabe en bodega y.. se las llevan los demonios. Eso para mí indica dos cosas: o bien que no has sabido predecir la cosecha u otras que ni me van ni me vienen….

Lo que sí tengo claro es que todas esas uvas que se han quedado en los viñedos no han hecho vino. Y si no han hecho vino… ¡Qué más da! Lo siento, no me vale que esas uvas son iguales que las que han entrado en las bodegas. Lo siento pero NO. Lo que se ha quedado, seguro, que ha sido lo peor. Y ya está. Lo bueno, lo muy bueno y lo Excelente está donde tiene que estar

Continuar leyendo...

Atajos en la crianza

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO
30/03/2016

El envejecimiento en barrica es, probablemente, uno de los procesos más caros en una bodega. Desde hace ya varias décadas, se han ‘inventado’ sistemas que buscan acelerar y abaratar la crianza intentando dar a los vinos características parecidas, que no iguales, a las aportadas durante un envejecimiento ‘tradicional’. El uso de estas técnicas se ha visto erredehierrobaja (14)impulsado, además de por factores económicos, por el fuerte impulso de la investigación enológica y por las modas del llamado ‘nuevo mundo’ vinícola.

Hoy os hablaremos de dos de estos atajos o sistemas alternativos. Por un lado, la MICROOXIGENACIÓN, nacida en Francia a finales del siglo pasado merced a los estudios de Michel Moutounet y a su puesta en práctica en el área de Madirán por una familia de viticultores que experimentaron con aportes controlados de oxígeno en sus vinos de la variedad Tannat. Muy ricos en taninos, tras su crianza en barrica, ofrecían en la cata una fuerte sensación de sequedad en la boca que quisieron mitigar. Para ello, mediante la adición de pequeñas cantidades controladas de oxígeno, comprobaban que los vinos evolucionaban mejor, más lentamente, conservando el color más tiempo, mejorando en estructura y, además, manteniendo el carácter frutal de los vinos jóvenes.

Tras estos resultados, la enología no tardó en diseñar dispositivos para industrializar esta práctica que hoy cuenta, además, con otras aplicaciones adicionales. Por ejemplo, el aporte de oxígeno al comienzo de la fermentación alcohólica para impulsar el desarrollo de las levaduras o, en la crianza sobre lías de vinos blancos la obtención de mayor estructura y frescor aromático,… Además, la reducción del tiempo de permanencia de los vinos en barrica, aceleración de su crianza, etc.

chipsOtra de las técnicas de atajo más empleadas es el uso de COMPUESTOS DERIVADOS DEL ROBLE. No es algo nuevo ya que, en la época de Pasteur, algunos bodegueros tenían costumbre de emplear trozos de madera para dotar a sus vinos de sabores y aromas propios del roble. Hoy son varias las modalidades que se usan, desde granulados que se usan en bolsas a modo de infusión, pasando por las virutas o chips de diferentes tamaños e incluso la inmersión de tablillas, listones o travesaños anclados en el fondo de los depósitos o en sus paredes.

A modo de conclusión, creemos que los estudios realizados demuestran que NO ha sido posible adquirir los mismos niveles de calidad con estos sucedáneos que mediante la cuidadosa y lenta técnica de la crianza en barrica. Se trata de un envejecimiento que no busca que el vino sepa a roble sino que, mediante una pausada maduración, adquiera y desarrolle aspectos, cualidades, sensaciones que exclusivamente puede ofrecernos el lento y natural paso del tiempo. 

Continuar leyendo...

¡Qué grande, qué grande y qué grande…!

Publicado en:
ELABORACIÓN, I+D DEL VINO, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN
1/02/2016

“Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga” Mahatma Gandhi (Porbandar – India británica),  1869 – Nueva Delhi (Unión de la India),  1948.

Han transcurrido ya varios meses y a estas alturas ya podemos tener una valoración mas exacta sobre cómo ha sido esta cosecha del 2015. Ahora los vinos, con la maloláctica ya finalizada, están en ese momento que yo denomino ‘el descanso del guerrero’. Para mí, los dos momentos más “crueles” en la elaboración del vino son la fermentación alcohólica y maloláctica.  Son los dos procesos más intensos, más explosivos…

Fotografía de Justo Rodríguez

Septiembre y octubre tranquilitas, las uvas, al sol, viendo los días pasar y sin que nadie las moleste. Calorcito de día, fresquito a la noche -no te abrigues mucho majete, que con una rebequita lo haces-, madurando lentamente. Llega la vendimia y todo cambia…A peor dirían ellas: primero te aplastan y estrujan, te desangras.  Y luego te desgarras. Lo que antes era tranquilidad ahora se torna batalla. Y te hacen vino. Dejas de ser lo que fuiste. Suena raro verlo así, pero es pura naturaleza. Transformarse para seguir viviendo. Renovarse o morir que diría el sabio. Es otra forma de ver que es lo que ocurre en la elaboración de un vino.

Pues bien, después de todos estos avatares tan intensos, ahora los vinos están reposando. Ahora podemos hacer una valoración más concreta. En La Rioja Alta, S.A. ha sido una cosecha que ha generado muchas expectativas, a nivel de bodega y también a nivel personal. Cambios muy intensos, innovadores y por qué no decirlo, con una cierta incertidumbre, que nos ha mantenido en vilo y con la luz encendida en la noche durante mucho tiempo.

SONY DSC

Esta última semana hemos estado catando y valorando los vinos de esta cosecha y, a bote pronto que diríamos por aquí, estas son mis impresiones:

  • ¡Qué grande es seleccionar! Creo que haber introducido la selección en la uva (en campo y en bodega) va a ser un punto de inflexión importante en la calidad de nuestros vinos. Solo lo mejor va a formar de los distintos coupages. Las (uvas y vinos) que no habéis llegado, lo sentimos mucho, pero tenéis que buscaros la vida fuera de aquí.
  • ¡Qué grande es Rioja! Un año difícil, complicado, con mucha variabilidad….pero es que esto es lo que ha sido Rioja. Una tierra que te da grandes vinos para envejecer, para que se hagan grandes y nos hagan disfrutar 15 o 20 años después. Y otros más eventuales, con menos recorrido y que nos hagan pasar grandes momentos de hoy para mañana. Como dice el sabio “en La Rioja entierras un palo y te da un cesto de melocotones”
  • ¡Qué grande que no todo sea igual! Pues si, todo no va a ser igual. Habrá Grandes Reservas (pocos), Reservas (alguno más) y Crianzas (todavía algunos más). Pero esto es la ‘historia’ de este vino. Lo de años anteriores, todo igual, fenomenal, superguay del Paraguay, era otra batalla….

Pero yo lo tengo claro: me quedo con ésta.

 

Continuar leyendo...

‘Secretos’ del embotellado

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO
22/12/2015

Entre la crianza de un vino en barrica y en botella, existe un proceso muy importante sobre el que nos gustaría detenernos para contaros algunos ‘secretillos‘ que quizás nadie os había contado. Hablamos del embotellado, una fase muy importante y que requiere mucha atención y cuidado por parte de la bodega, para que el vino continúe con su evolución, mantenga y/o mejore sus características y, por último, llegue a su destino final: vuestros paladares.

L33A3035bajaLo primero que debemos hacer es preparar el contenido -vino- para su embotellado. El objetivo es que aglutine todas las condiciones necesarias que nos aseguren que es estable microbiológicamente y fisicoquímicamente, sin que se resientan sus cualidades organolépticas. Las presentes y las futuras. Por eso es esencial tener un exhaustivo conocimiento del historial de ese vino desde su nacimiento en la cepa y, además, tener una previsión de cuál puede ser su evolución.

¿Y qué hacemos? Tras su crianza en barrica o, en el caso de los jóvenes, tras las fermentaciones en depósitos examinamos el vino mediante catas y análisis de componentes como grado, acidez total, pH, ácidos, azúcares residuales, niveles de anhídrido sulfuroso, etc. En nuestros laboratorios, además, llevamos a cabo diferentes pruebas que determinarán su estabilidad para evitar el riesgo, por ejemplo, de precipitaciones futuras. embotell

Tras estas analíticas, se aplican varios tratamientos que nos ayudarán, precisamente, a conservar esta estabilidad sin dañar su calidad. Entre los más relevantes destacamos:

  • Clarificación: mediante sustancias (gelatinas, albúmina de huevo, caseínas, bentonitas….) provocamos un fuerte enturbiamiento del vino, formando unas partículas gruesas que arrastran al fondo al resto de partículas en suspensión, dejando el vino limpio y brillante. Así evitaremos que, en el futuro, se originen posos no deseados.  Esta clarificación consigue, además, mejorar las características organolépticas de los vinos.
  • Filtración: mediante filtros retenedores con poros de diferentes tamaños, separamos físicamente las partículas en suspensión. Así bloqueamos partículas inorgánicas (sales, …) y microorganismos vinos o muertos como levaduras, bacterias y hongos.
  • Adición de aditivos: generalmente se emplean conservantes que evitan oxidaciones y el desarrollo de microorganismos no deseados. Los más empleados tradicionalmente son el anhídrido sulfuroso y al ácido ascórbico. Por eso en las etiquetas de (casi) todos los vinos aparece la leyenda ‘Contiene sulfitos’.

embotell2Realizadas estas tareas, procedemos al embotellado tras el acopio previo de los materiales necesarios: botellas, tapones de corcho y los jaulones metálicos en los que los almacenaremos hasta su salida al mercado. Las botellas nuevas pasan por la lavadora de interiores donde se les somete a un chorro de agua a presión. Tras su escurrido, el siguiente paso será el llenado por gravedad, impidiendo que se forme espuma y que el vino se derrame. Un dispositivo controlará el nivel de llenado antes de pasar a la taponadora encargada de poner el corcho, realizando un vacío previo que evite una sobrepresión de las botellas que pudiera causar rezumes o la salida del corcho. Finalmente, las botellas pasan a los jaulones metálicos que, llenos y cerrados, son volteados para que las botellas queden en posición horizontal de tal forma que el vino siempre está en contacto con el tapón. Así aguardarán el momento de su encapsulado, etiquetado…y venta.

 

 

Continuar leyendo...

Corre, corre…que te pillo

Publicado en:
ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN
17/11/2015

“La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces” (Proverbio persa)

Un año más. El tiempo corre que vuela. Ni sé ya las vendimias que llevo. Ni me acuerdo ya cuántos post de ‘finales de vendimia’ llevo escritos. No tengo conciencia si me repito o si, como dicen por aquí, “cada año la vendimia es distinta”. Voy a comprar el dicho, aunque sea sólo por una vez.

Pues sí. He de decir que esta vendimia ha sido completamente diferente al resto. No es que no me acuerde de una situación similar o que mi memoria comience a dar síntomas de agostamiento (no me lo corrijan que lo he dicho bien). Creo que no. He compartido mis impresiones con otros colegas riojanos y todos apostamos por el… “Esta vez sí. Esta vez esta cosecha del 2015 se ha comportado de manera distinta a otros años”. Aunque los pájaros agoreros ya nos venían informando del adelanto de la vendimia, esta vez sí: el tiempo les ha dado la razón. Vamos que, a ellos, también les ha pillado con el paso cambiado. Que no se lo esperaban tampoco. Creo, mejor dicho, afirmo que este año ha sido el más temprano de los que yo conozco. Jamás la vendimia se había generalizado en Rioja a mediados de septiembre y, mucho menos, que esta generalización en la vendimia se hubiese dado antes por nuestros pagos que en Rioja Baja. Me faltan en este teatrillo los del ‘cambio climático‘ que, poco a poco empezarán a salir como setas…otra vez.

También ha ayudado la pre-psicosis  de botrytis  generalizada y los riesgos de incendios de podridos desmedidos en los que se iban a convertir los viñedos riojanos. Vamos que… ¡el segundo apocalipsis de botrytis estaba al caer! Y como valientes a los que les persigue el diablo, todos a afilar el corquete y a vendimiar. Y en esas que nos metimos. Cierto es que había parcelas y parceladas que, para esas fechas, estaban para vendimiar. Cierto es que los primeros focos de podrido empezaban a enseñar la patita. Y no menos cierto es “que si está, para que vas a esperar”. Cierto. IMG_3993bja

Pero no es menos cierto que, como dice el proverbio que encabeza esta entrada,  al final, el esperar, el hacer las cosas con calma -si se puede- generalmente te lleva a un cierto grado de éxito. A qué viene todo esto. Pues, en contra de mis convicciones (¡Ya es hora de que cambies majete!), por una vez, y espero que sin que sirva de precedente, voy a dar una primera opinión de esta cosecha.

Creo que esta del 2015 habría que dividirla en dos posibles o futuras calidades: una primera, corta, elaborada con uvas procedentes de esos primeros días de vendimia, quizás con las uvas maduras, algunas otras no, pero con una falta de consistencia que ha dado vinos más ligeros, abiertitos de color y con aromas quizás un poco verdes que, con un poquito de crianza, pueden dar la calidad suficiente para esos vinos jóvenes y críancitas tan ricos de Rioja.  Y otra más redonda, más equilibrada, con mayor complejidad, elaborada con uvas recogidas durante el mes de octubre, que nos han dado vinos más serios y elegantes y que, con crianzas en barrica adaptadas, nos darán vinos magníficos en el futuro. No sé como será al final la Calificación Oficial de esta cosecha. Me temo lo habitual. Pero, por ser cierto, que lo es…¡Hombre, mejor que las dos últimas…de calle!

Tengo más. Pero creo que es mejor para el siguiente post, donde hablaré de la innovación en esta cosecha de La Rioja Alta, SA, del cómo se puede ser Clásico y estar a la última, y más….

Aquí lo dejo.

 

Continuar leyendo...

Los análisis del vino y la vida

Publicado en:
ELABORACIÓN, I+D DEL VINO, LA VOZ DEL VINO, MARIDAJE DE EXPERIENCIAS
30/03/2015

“La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla”  Jorge Santayana (1863-1952) Filósofo y escritor español.

Llevaba cierto tiempo sin escribir. Más que nada porque, en este “sedentarismo” al que me veo obligado merced a una reciente operación quirúrgica, no me da para contar ni vivencias ni experiencias, ni nada. Confío y espero, todos confiamos y esperamos, que pase pronto esta situación y lleguen tiempos y espacios más nómadas. Me muevo mejor por estos últimos… Tiempo al tiempo.

Pero este pasado martes  24 de marzo, todos nos sobresaltamos con la noticia del maldito accidente aéreo de Germanwings. Siempre piensas que no te va a tocar y en este caso… pues te pasa lo mismo. Pero, por desgracia, esta vez no ha sido el caso.

Entre los pasajeros del avión, se encontraba “..un belga de larga estancia en España. Una vez puestos nombres y apellidos en el fatal listado, para muchos técnicos y enólogos españoles, ha sido un verdadero shock. Una verdadera pena. Ya tiene nombres y apellidos Christian Driessens, Director Comercial de la compañía alimentaria Foss Iberia©. 33 años viviendo en España, 16 de ellos muy vinculado al mundo del vino. Una buena persona. Un tío listo. Seguro que su familia y sus amigos se encargaran de recordarle como merece. Los que tuvimos la oportunidad de trabajar con él, deberíamos dar “al Cesar lo que es del Cesar”.

foss2Nos conocimos en el año 1998 o 1999, creo. Se presentó en La Rioja Alta, SA, para dejarnos información de un nuevo analizador para vinos y contarnos sus virtudes. Mi predecesor en el cargo, no era muy “de maquinitas”. Seguía confiando en los largos y laboriosos métodos analíticos de los vinos: para el Grado Alcohólico el Barus, para la Acidez Volátil, el García Tena, para la Acidez Total, la valoración con sosa….., etc, etc. ¡Qué tiempos! Te podías tirar un día entero para hacer cuatro o cinco muestras. Y en esto, nos llego “el Foss.” En solo 30 segundos se podían analizar más de 15 parámetros del vino. ¡Increíble! Sin gasto de consumibles, ni reactivos ni nada. En una hora te podías hacer más de 50 muestras. En un mundo tan inmovilista, en esa época, como el mundo del vino, aquello sonaba a magia o a burla. Os cuento algunos de los comentarios que se oían entonces: “Imposible”, “no sirve para el sulfuroso”, “tendrá un error tremendo,” “no vale para el vino”, “si lo compramos, ¿qué hacemos el resto del tiempo”. Puedo seguir hasta más de 50 comentarios, todos negativos.

Pese a todo, nos lanzamos a ello. Hoy, en la distancia del tiempo, quiero creer que fueron Cristian y Antonio quienes nos convencieron. En el 1999 compramos el equipo. Fuimos pocos los atrevidos (no más de once) en toda la España vitinícola: CVNE, Bodegas Torres, INCAVI, Codorniu, La Rioja Alta, S.A. y alguno más que ahora no recuerdo. 13 milloncejos de los de la época. Los demás, pese a lo que digan, vinieron más tarde.

fossFuimos un grupo muy dinámico. Nos reuníamos los técnicos y enólogos en Sitges con Antonio Roldan y Christian en aquellos Primeros Encuentros Enológicos. Allí poníamos en común nuestras experiencias, nuestros problemas y nos volvíamos de allí con un montón de ideas ( y de calibraciones) para aplicar. Aquellos encuentros de Foss© los recordaremos siempre. Hoy en día no sé cuántos equipos hay instalados en las bodegas de España. Creo que es raro encontrar alguna que no lo tenga. Comercialmente fue un éxito para Foss Iberia©. Enológicamente ha supuesto un avance indiscutible para las bodegas. Hoy ya nadie los discute. Foss© forma parte del mundo del vino gracias a su Delegación Ibérica. Para muchos trabajadores en bodegas, “el Fosses su día a día.

Los análisis y controles de los vinos, han aumentado en número y calidad en las bodegas. Nosotros hoy controlamos más de 20 parámetros de nuestros vinos con estos equipos, algunos de ellos, impensables que se pudiesen hacer en bodega. Y vendrán nuevos…

Pero la vida es la que es, no está hecha para comprenderla. Y para algunos, tristemente, se les ha hecho corta.

Un gran abrazo, amigo Christian. DEP.

Continuar leyendo...

Veinte años no son nada…

Publicado en:
CATA, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO, LOS VINOS QUE VIENEN
4/02/2015

“Hace veinte años que tengo veinte años,
Veinte años y aún tengo fuerza,
y no tengo el alma muerta,
y me siento hervir la sangre….” Joan Manuel Serrat,  (Barcelona, 1943… hasta que el cuerpo aguante)

Hace ya veinte años que tenemos en nuestras manos Torre de Oña. Parece mucho tiempo pero, en el mundo vinícola, 20 años no son nada sobre todo si lo comparamos con los 125 años que este año celebramos en La Rioja Alta, S.A… ¡Bufff, no te queda nada!….

P1000361Dos décadas de Torre de Oña que han tenido de todo, luces -muchas- y también sombras -algunas-, como todo en esto del vino. En el wineplanet, los caminos de rosas siempre (o casi) vienen cubiertos de espinas. Nada es fácil. Empezamos en el 95. Por aquellas fechas nos hicimos cargo de un sitio único, especial. Una preciosa bodega, con su “château” de piedra adosado, rodeada de un viñedo de Tempranillos, Mazuelos y Viuras. Aquel 95 fue nuestra primera cosecha e hicimos lo que se hacía entonces. Como dice el dicho: “no arregles lo que no está roto”. En esos tiempos elaborábamos dos vinos: Barón de Oña Blanco y Barón de Oña Reserva. El primero, un blanco elaborado con las Viuras que entonces rodeaban la casa. Un blanco fermentado en barrica tan “de moda” en la época. Y luego Barón de Oña Tinto Reserva, con ese Mazuelo que marida con el Tempranillo de Rioja Alavesa de una forma única. Y nosotros llevamos nuestra impronta de Rioja clásico. El roble americano, la crianza en barrica larga, la trasiega manual. Quizás nos pudo la riojanitis que imperaba en la época….pero “no arregles lo que no está roto”. Y en estas echábamos los días….y ¡tuvimos nuestro éxito! Rioja Alta 35mm 01

Pero no nos han traído aquí para hacer lo de siempre y quizás, al principio, el árbol no nos dejo ver el bosque. Los que hoy estamos en Torre de Oña teníamos la misión de poner esta bodega en uno de los sitios altos de ese wineplanet-riojano-alavés. O al menos, intentarlo. Y en eso estamos. Desde el año 2005 empezamos a hacer un estudio serio, riguroso y muy completo de los suelos de cada parcela. Lo que nosotros veíamos, año tras año, tenía que tener su explicación. Sabíamos perfectamente dónde estaban los mejores pagos de la finca, los que nos daban los mejores vinos.  Decidimos volver a nuestras raíces, al suelo. Teníamos que volver a elaborar los vinos desde el viñedo, desde las entrañas de Torre de Oña. Y empezamos a hacer el vino desde aquí. El suelo es el que nos marca. Las mejores zonas, las laderas, “las más pobres”, las dedicamos a Torre de Oña Reserva. El “vino de la tierra”. Queremos que, cuando bebamos este vino, sus recuerdos nos lleven a un sitio especial, único de Rioja Alavesa. Por eso, cuando las uvas llegan a la bodega, ya vienen marcadas con la calzada enológica que han de seguir. Una “maceración y fermentación fría”, que nos ayude a mantener todos los aromas y sabores. Una “crianza corta, cuidada y con las maderas no muy intensas”.

Exterior Ona 09Las zonas bajas del valle, los altiplanos las dedicamos a un nuevo vino Finca San Martín. Un criancita típico, varietal y fácil de beber de Rioja Alavesa. Hemos vuelto a nuestros orígenes, a elaborar los vinos desde la viña y esto nos esta marcando el futuro. Quizás hayamos empezado tarde, no lo sé. Siempre digo que esto del vino es un camino largo, muy largo, donde las prisas no son buenas consejeras. Y hoy  Torre de Oña tiene, creo, un gran futuro. Solo el tiempo nos lo dirá….Pues, entonces, demos tiempo.

RECOMENDACIÓN

Nada de todo esto que te he contado tiene sentido si antes no lo has visto. Por eso, desde aquí me gustaría invitarte a conocer Torre de Oña.  Es fácil llegar. Y las puertas, siempre están abiertas. Como me decía un buen amigo “ …..que no te lo cuenten”.

Quiero y quiero y quiero cantar hoy que aún tengo voz.
Quién sabe si podré mañana.
Hace veinte años que tengo veinte años,
Veinte años y aún tengo fuerza,
y no tengo el alma muerta,
y me siento hervir la sangre. Joan Manuel Serrat,  (Barcelona, 1943… hasta que el cuerpo aguante)

Continuar leyendo...

Grandes Reservas, EL VINO EN MAYUSCULAS…

Publicado en:
BARRICAS,BOTELLAS,CORCHOS, CATA, ELABORACIÓN, LA VOZ DEL VINO
2/12/2014

Los sentidos se deleitan en las cosas que tienen las proporciones correctas”. Santo Tomas de Aquino, teólogo y filósofo, (¿Italia? 1224 – Abadía de Fossanuova, 1274).

No podría empezar este post sin esta cita. Esta cita se merece este vino y este vino necesita esta cita. Creo que es la primera vez que, por estos lares blogueros, dedico una reflexión a un vino en particular. Y no puede ser otro que al ‘nuevo’ Gran Reserva 890  de 2001 ‘Selección Especial’ que acabamos de presentar. Es el primero de la clase y, en mi opinión, “nuestro mejor vino de la mejor añada de Rioja”.

RA papel roto_0002peqEn nuestra casa bodeguera siempre hemos considerado que los mejores vinos debían ser los Gran Reserva. A veces, incluso, manteniéndonos quietos frente a modas y críticas para continuar siendo fieles y honestos con la historia, con el Barrio de la Estación, con una forma de ver y hacer vino. Siempre con la idea “de intentar hacer cada añada los mejores vinos para nuestros clientes y amigos”. Ser fieles y honestos, repito e insisto, en años duros como en el 2001, cuando los coletazos y comentarios acerca de los funerales de los Grandes Reservas eran el pan de cada día. Hace 13 años… ¡qué  jóvenes y atrevidos fuimos! ¡Mantener el estilo!

Y no lo tuvimos fácil,  la verdad. Podíamos haber echado el día (y los meses) haciendo un ‘Super Top’ de nueva generación, tan de moda en esos momentos, de esos de los 100 euracos la botella. Nos hubiese salido fenomenal. Seguro. Mimbres había. Y uvas. Pero creo, muy sinceramente, que hubiese sido una falta de respeto y una pérdida de honestidad. Muchos de esos vinos ‘Super Top‘ tenían maneras de Grandes Reservas, pero quizás las prisas, en ese momento, no fueron buenas consejeras y salieron demasiado pronto…Como siempre digo, las urgencias no son buenas compañeras de viaje en esto del vino. _MG_4410peq

Ahora presentamos un GRAN RESERVA. Un 890. De la cosecha 2001. ¿De la mejor cosecha de Rioja? Pinta bien en mi opinión. Jovencita, solo 13 añitos, pero cómo viene…
Con este vino hemos querido ser honestos y, si en verdad es para nosotros un vino excepcional, de una añada excepcional, elaborado con un cuidado excepcional…¿Por qué no concederle ‘nuestro’ máximo galardón? ¿Por qué no SELECCIÓN ESPECIAL?

¿Que destacaría de este -cualitativamente hablando- cosechón? Por un lado la excelente sanidad de las uvas. Nunca habíamos visto nada igual. 100% de las uvas sin botryitis. 100 %. Recuerdo a un viticultor, un señor mayor que tristemente falleció hace unos años, que me decía: “Mira Julito, llevo más de 40 años trayendo la uva a esta casa y jamás he visto las uvas así, sin nada de botrytis, nunca”. Y fue verdad. Llevo ya 18 añitos en esto y no he visto nada igual.

890 2001Lo segundo, eso que yo creo que es esencial para conseguir que las uvas maduren de forma equilibrada, frío a la noche, y sol a la mañana. No sé la razón técnica pero la experiencia nos dice que, cuando esto ocurre, las uvas son más equilibradas, más elegantes, más complejas y dan vinos más equilibrados, más elegantes y más complejas.

La tercera pata sería nuestra experiencia de más de 125 años (aunque no lo parezca). La tradición, la memoria, el ‘savoir faire‘ francés, el ‘know how‘ inglés o la EXPERIENCIA del castellano antiguo. Este vino lo hemos elaborado aprovechado las ventajas que el medio nos da. No hay recetas. Estas uvas las vendimiamos a primera hora de la mañana, cuando todavía están frías y más íntegras, a finales de octubre, “como siempre en La Rioja”. Mezclando el Tempranillo (95%), con el Graciano (3%) y el Mazuelo (2%). Y luego, seleccionar y seleccionar. Primero, el mejor vino, luego las mejores barricas, una a una cada seis meses durante 6 años. Has oído bien, 6 años. Y después, el cuidado y la paciencia de la botella. Hasta hoy. No hay prisa. No hay recetas. Es una cuestión de confianza. Así ha sido. Así es y así será. Hoy es un Gran Reserva, mañana el vino CON MAYÚSCULAS….

Continuar leyendo...