El vino de la paz

Torre de Oña
julio 5, 2018

Desde 1983, la pequeña localidad italiana de Cormons acoge  dos hectáreas de un viñedo muy especial que representa la unión entre los pueblos. Allí se cultivan más de 550 variedades de todo el mundo con las que se elabora un vino blanco único: el “Vino della Pace”.

 La brillante idea surgió de la cooperativa en la que se unían muchas de las bodegas locales de esta comuna emplazada a escasos kilómetros de la frontera de Eslovenia. Su intención, crear un espectacular viñedo en el que ir cultivando más de medio millar de variedades procedentes de todo el mundo -80% de uvas blancas y 20% de uvas tintas- y destinarlas a la elaboración de un vino blanco muy especial, el ‘Vino de la Paz’.

El primer reto, lograr que todas estas variedades de orígenes tan diferentes lograran madurar a la vez. Un objetivo cumplido y que nos muestra un brillante ejemplo de adaptación de la planta. El segundo, conseguir que de una ‘mezcla’ tan plurivarietal naciera un vino de gran calidad. Quienes han podido degustarlo aseguran que es “de color amarillo vivo y se caracteriza por un perfume de especias que recuerda el aroma oriental de las variedades de Armenia, del Cáucaso, y de Turquía, con un sabor  redondo, completo y ligeramente seco, con un regusto de vainilla y moscatel”.

Su producción ronda las 10.000 botellas al año que han ido destinadas a líderes mundiales y a coleccionistas de vinos exclusivos y de arte. Incluso, en ocasiones, sus etiquetas han sido pintadas por célebres artistas (Botero, Pomodoro, Ray,…) e incluso Yoko Ono ha inmortalizado su firma. Desde 2015, gran parte de su producción se destina también a la financiación de proyectos solidarios en países del Tercer Mundo.

Anímate a comentar