Del alcornoque a la botella

Torre de Oña
marzo 8, 2012

Efectivamente. Hablamos del tapón de corcho, elemento esencial para una óptima y lenta evolución de los vinos de crianza. Nos gustaría que conocieras a grandes rasgos las diferentes etapas por las que atraviesa este elemento natural desde que ‘nace’ en la corteza del alcornoque hasta que decides, sacacorchos en mano,  abrir una de nuestras botellas y degustar su contenido.

  • SACA: La llamada saca de las planchas de corcho se realiza durante los primeros días de verano, cuando el árbol aún goza de movimiento de savia. Es una operación manual, con la única ayuda de un hacha curva. Contarte, como dato curioso, que transcurridos 25 años de la plantación del arconoque, se extrae una primera saca de un corcho de mala calidad para la fabricación de tapones. Deben transcurrir nueve años para obtener un ‘material’ apto, repitiéndose esta saca con una frecuencia de entre 9 y 12 años.
  • MADURACIÓN DE LAS PLANCHAS: Durante uno o dos años, las planchas se apilan a la intemperie. Un ‘lavado’ natural a  base de agua de lluvia.
  • HERVIDO: Las planchas, agrupadas en fardos, son hervidas para eliminar parásitos, sales minerales y tabinos que puedan cederse al vino.
  • RECORTE Y SELECCIÓN DE PLANCHAS: Se trata de eliminar la parte maderizada del corcho, las planchas con defectos o aquellas que no sean lo suficientemente gruesas para ser transformadas en tapones. Posteriormente, las elegidas vuelven a cocerse para que adquieran un óptimo grado de humedad.
  • REBANADO: Las planchas ya clasificadas son cortadas con una altura similar al tamaño que tendrán los futuros tapones.
  • PERFORADO: Las rebanadas son perforadas por punzones de un diámetro superior al que tendrá finalmente el tapón.
  • SELECCIONADO DE LOS TAPONES: Es una primera clasificación por calidades. Máquinas automáticas separan las calidades en función al número de irregularidades que presentan.
  • LAVADO: Limpia los yapones, los esteriliza y les otorga su aspecto homogéneo.
  • CLASIFICACIÓN: Nueva clasificación más estricta, manual o semiautomática en base a los criterios de cada fabricante. Así, en general, se establece esta clasificación: flor, extra, super-extra, súper, primera, segunda, tercera, cuarta, etc.
  • MARCADO: Impresión personalizada a fuego o con tinta alimentaria del texto que quiera el cliente.
  • TRATAMIENTO DE SUPERFICIE: Se aplica un compuesto parafinado que facilite su introducción en el cuello de la botella y su posterior descorche, mejorando su hermeticidad.
  • ENVASADO: Generalmente en bolsas de polietileno, cerradas herméticamente, de 1.000 tapones. Así es como llegan a nuestras bodegas, donde son sometidos a un exhaustivo control de calidad por nuestro Dpto. de Producción y Calidad.

Anímate a comentar