Cuestión de confianza

Julio Sáenz
septiembre 1, 2014

“Dile a una persona que hay un millón de estrellas en el cielo y te creerá ciegamente. Pon un letrero que diga «recién pintado» y tendrá que tocar para comprobarlo”.  Anónimo (supongo).

A la espera de la próxima vendimia, he pasado los días de este recién finalizado agosto entre el tedio piscinero y playero y el montón de libros, articulitos y demás que voy recopilando para leer… cuando tenga tiempo.

Una de estas tardes, me tocó un buen artículo de Pedro Ballesteros y Rafael del Rey acerca del último encuentro técnico de la Fundación para la Cultura del Vino que tuvimos el placer de celebrar en La Rioja Alta, S.A. sobre el Mercado Británico del Vino.

fundacion_371cdUna de las principales conclusiones a las que se llegaron es “sobre las oportunidades para los vinos premium españoles en el mercado británico (…) aunque España dispone de muy buenos vinos, los del precio alto asociados a la mejor imagen, no se producen en cantidades suficientes como para tener notoriedad en los mercados globales. ¡Qué verdad tan cerca de la verdad!

Como bien destacáis, el éxito internacional de los grandes vinos de Burdeos, Borgoña, Toscana y, sobre todo, Champagne (cuando deberíamos mirar hacia aquí) no es sólo el precio y calidad del vino, sino que además los elaboran en volúmenes importantes, permitiendo generar valor para todos los interlocutores. Sin embargo por estos lares este toro, más que por los cuernos, lo hemos cogido por el rabo. Seguimos siendo los ‘Campeones de Europa’, los ‘Reyes del Mambo’ en sacar al mercado botellitas entre 50 y 100 euracos.  Eso sí: en pequeñas producciones (en algunos casos no llegan a 1.000 botellas) sin -en la mayoría de los casos- pensar qué repercusión tendrán. Ni imagen ni prestigio. Y sí, que ya me conozco la historia de las regiones donde los grandes vinos se producen en cuentagotas, que sí. Pero no me vengan ahora con eso tan recurrente de “la viña de mi padre” y ese “majuelito abandonado” de no sé qué pueblo perdido de la mano de Dios, que es la cueva de las esencias. Me lo creo…hasta donde me lo creo. ¡A ver si van a ser ahora esas 1.000 o 1.500 botellas la punta de lanza de todo este tinglado!pedrobpicMG

Estoy también de acuerdo con vosotros en que no todo tiene que ser de 50€ para arriba y que los “vinos de entrada” son imprescindibles para llegar a todos los consumidores. Imprescindibles si…pero a 1€ NO, al menos aquí en Rioja y en otras Denominaciones. Tenemos vinos de esa gama para poder competir en una liga mayor. Pero a mi (modesto) entender tenemos un problema endémico:  la falta de confianza. Por eso, queridos autores, cuando habláis de ello, para mí no es algo nuevo.

fundacion_54cdHace ya más de 20 años, cuando era un muy ilusionado joven estudiante de Enología, ya escuchaba esta cantinela de la falta de confianza en nuestros vinos. Y pasa y pasa el tiempo…y seguimos sin encontrar el remedio a este mal. Y ahora sí que ya no tenemos excusa. Sigo sin entender como, siendo el primer productor de vino de Europa, seguimos sin tener diez, veinte, treinta vinos Premium, reconocidos internacionalmente, a un precio tan alto como los anteriormente citados. Cuestión de confianza.  Sabemos la causa y desconocemos el remedio. ¿Hay tiempo? ¿Estamos dejando pasar nuestro tren? Quizás sí. Pero bueno, como siempre digo, esto del mundo del vino es un camino lento y pausado. Espero poder verlo.

NOTA: la referencia del articulo de Pedro Ballesteros y Rafael del Rey es: La Semana Vitivinícola, Nº3425 del 28 de Junio de 2014, pag 910. Merece mucho la pena leerlo con pausa. Es bueno, bonito y barato. Como el vino español. Enhorabuena a los autores.

Anímate a comentar