Alimentos “enemigos” del vino

Torre de Oña
octubre 14, 2011

En ocasiones, ante determinados alimentos y platos, elegir el vino más adecuado puede suponer un verdadero problema e, incluso alcanzar la categoría de “enemigos”.  Aquí os dejamos una lista de productos-platos ante los que los vinos tienen que hacer ‘filigranas’ para no quedar mal y algunas posibles soluciones enológicas.
Por supuesto, nos encantaría que nos contaras tu particular experiencia-opinión y que, entre todos, aprendiéramos mucho más de maridaje.

Vamos allá:

  • AJO: En abundancia resulta destructivo para el vino. Se impone a los aromas del vino, los blancos no pueden con él y los más finos taninos del tinto se convierten en rudos y astringentes.
  • CEBOLLA CRUDA: Podemos considerarla peligrosa siempre que su acidez se imponga sobre el vino.
  • HINOJO: Neutraliza el aroma frutal de ciertos vinos tintos. Quizás pueda ‘pasar’ con ciertos blancos de Reserva.
  • APIO: Su amargor puede resultar fatídico para los tintos ricos en taninos. El champagne y, sobre todo,  el cava se vuelver herbáceos en su presencia. Sólo admite blancos jóvenes suaves y semisecos.
  • SARDINAS: Efecto generalmente negativo. Su sabor metálico sólo lo soportan el resiling de Mosela, un sauvignon blan joven, un albariño gallego, un ‘vinho verde’ portugués o un alegre txakolí.
  • VINAGRE: Es uno de los mayores enemigos del vino. Un fino o manzanilla quizás pueden mantener la cara, sin poder evitar algunas “muescas” de dolor.
  • BERROS: Otra de las maldiciones para los tintos. Su ácido fórmico se ‘come’ los taninos del tinto.
  • ANCHOAS: Hay quien asegura que es un asesinato para los mejores chmapgnes y cavas. Sólo el rosado es capaz de amansarlas.
  • HUEVOS: Aquí hay un gran debate. Desde quien dice que convierten en vulgares las mejores cosechas, quien apuesta por los rosados y tintos son grandes pretensiones y quien cree que constituyen un manjar que merecen el mejor vino.
  • ALCACHOFAS: Su amargor se superpone a los taninos. Quizás los rosados suaves, con un toquecito de azúcar residual, pueden superan la prueba con un aprobado raspado.

Seguramente hay muchos más alimentos cuya posible combinación con el vino resulta difícil o imposible. ¿Nos ayudas? En estos casos, siempre quedará…por ejemplo… el agua.

Anímate a comentar