“Vendímiame de una vez”

Julio Sáenz
octubre 7, 2011

“Estudia el pasado si quieres conocer el futuro” Confucio (551-479 a. C)

Si por algo vamos a recordar esta vendimia del 2.011 va a ser por el calor tan agobiante que nos esta sacudiendo desde el final del verano hasta el inicio de otoño. Lo confieso. Esperaba un octubre mas “húmedo”, con algún día de lluvia por medio. Años atrás, estos parones obligados durante la vendimia, nos servían para ‘reorganizarnos’ un poco. Parar y pensar para unos. Parar y descansar para otros. Un poco de alivio para los vendimiadores y la gente de bodega, nunca nos ha venido mal.

Pero este año… va a ser que no. Este buen tiempo abrigado de calor que nos esta (per)siguiendo durante toda la vendimia, no nos esta ayudando demasiado. Lo que son las cosas, otros años hasta casi implorábamos que apareciese el sol, aunque fuese sólamente un ratito. Y eso que nosotros solo lo estamos tolerando, porque lo que son las viñas lo están sufriendo más de lo necesario.

Hay parcelas que necesitan agua durante todo el ciclo para llegar a buen puerto y que este año están padeciendo lo indecible.

¡Vendímiame de una vez, que ya no puedo mas!” parecen decir.

Y es que hay cepas que tienen los racimos con uvas pasas, sin mosto, imposibles de vinificar y que, en la mayor parte de los casos, se van a quedar en las cepas.

Cosecha corta va a ser, eso seguro. En cuanto a la calidad todavía es pronto. Siento decírtelo amigo Confucio, pero en el vino, la excepción confirma la regla. En teoría, si algo caracteriza a los vinos que vienen de años muy secos es -y sobre todo en esta zona de La Rioja- la perdida del carácter varietal, de la tipicidad, y en definitiva,  del factor “vino de pueblo” que tanto se valora por aquí. Pero aun (en las fincas de La Rioja Alta, SA) no hemos acabado de recoger todas las uvas.  Hay que esperar a que todo acabe, a que las uvas estén en los lagos, que fermenten, que pasen el invierno y que se asienten. Allá por el mes de marzo, sabremos como nos ha ido. Y entonces diremos.

Por cierto. Casualidades de la vida. Hoy llueve. 😉

Anímate a comentar