Vendimia manual vs mecánica

Torre de Oña
Septiembre 17, 2012

Se acerca, casi la palpamos con los dedos… ¡¡Llega una nueva vendimia!! Es el tiempo de la recolección MANUAL de nuestras mejores uvas para destinarlas a la elaboración de nuestros próximos vinos. Y ponemos en mayúsculas lo de manual ya que es el sistema de recogida que exclusivamente empleamos en los viñedos de nuestra bodega. Nos gustaría, en este post, mostraros algunas de las diferencias que existen entre esta vendimia manual y la vendimia mecánica.

En la recolección MANUAL, los vendimiadores cortan la uva con la ayuda de unas tijeras o “corquetes”, colocando los racimos en cestaños o cajas que van siendo volcados o cargados en remolques para su traslado y entrega en bodega. En nuestra bodega Torre de Oña (también en Áster y Lagar de Cervera), la vendimia se realiza en cajas de plástico de 20 kilos, que se van depositando a lo largo del viñedo. Una vez en bodega, las uvas se colocan en una mesa de selección donde se quitan las hojas, impurezas, granos y racimos poco maduros, dañados o en mal estado. Se trata de una operación costosa pero que, sin duda, eleva la calidad de la cosecha. Es fundamental ese primer trabajo de SELECCIÓN que el vendimiador realiza in situ en el propio viñedo, escogiendo y cortando exclusivamente los mejores racimos.

La primera máquina para la vendimia MECÁNICA  apareció en Francia a comienzos de los 70 y, desde entonces, el incremento de su utilización internacional ha sido notable. El sistema más empleado es el llamado de “sacudida lateral”. Se realiza con tractores que van recorriendo las líneas del viñedo sacudiendo los pies de la cepa y provocando la caída de los granos de la uva a unos contenedores para su traslado a bodega, manteniendo los raspones insertados en la cepa. Se trata de una operación más rápida y notablemente más económica que la manual y está adquiriendo gran importancia, especialmente en zonas cálidas, donde la operación se realiza en muchas ocasiones de noche (“vendimia nocturna”) por la ventaja que supone que las uvas entren frías en bodega.

Este sistema de recogida es válido para todos los sistemas de conducción de la vid, desde los vasos altos a los parrales, aunque los sistemas en empalizada vertical tipo espalderas son los que tienen una mejor adaptación. Es muy importante que, en este caso, el transporte a bodega sea rápido debido a la importante cantidad de granos rotos que produce y, en consecuencia, una mayor cantidad de mosto fácilmente oxidable.

Si te apetece ver en imágenes cómo realizamos nuestra vendimia manual, su traslado y entrada a bodega, aquí tienes este vídeo:

Vendimia y elaboración de nuestros tintos (La Rioja Alta, S.A., Torre de Oña y Aster)

 

Anímate a comentar

  • Rodolfo Castro 19/09/2012

    Me parecen muy acertadas las políticas de comunicación que procuran compartir con los clientes contenidos interesantes, como es vuestro caso.
    Las bodegas, y lo observo en vuestros blogs, son sitios fantáticos desde donde contar buenas “historias”, sean verdaderas o de ficción, como dice el poeta Antonio Machado.
    Quien hace amigos en las redes sociales hace clientes.
    !Adelante y enhorabuena¡