Terroir vs Coupage

Torre de Oña
Junio 1, 2011

Son dos galicismos que definen diferentes estilos de elaborar vino. Por un lado, el COUPAGE, el ensamblaje de varios tipos de uva y vinos procedentes de diferentes viñedos y zonas y, por otro lado, el llamado vino de TERROIR, de terruño o de pago, un vino con una personalidad propia y muy especial, determinada por factores como el suelo, el clima o el tipo de uva que posee un viñedo concreto ubicado en una muy determinada área geográfica.

El concepto coupage define la práctica de mezclar vinos y uvas de la misma o diferente cosecha con el objetivo de complementar sus diferentes cualidades. La Rioja, tradicionalmente considerada como zona de vinos de coupages, exportó este modo de hacer desde los grandes Chateaux bordeleses tras la crisis de la filoxera con el fin de dotar al Tempranillo –uva de ciclo corto y muy temprano y con problemas de maduración en años especialmente desfavorables- de una mayor capacidad de envejecimiento y guarda. Así, por ejemplo, el Tempranillo de Rioja se mezclaba con la Garnacha de la zona de Rioja Baja, que le otorgaba alcohol y estructura necesarios para aguantar largos envejecimientos en barrica.

El empleo de este método en tierras riojanas se vio reforzado por la reconstrucción del viñedo durante el siglo XX, basada en la plantación aleatoria en una misma parcela de distintas variedades –por desconocimiento o como criterio para evitar un nuevo desastre en los viñedos- y, además, por la búsqueda de una mayor uniformidad que evitara el efecto cosecha, mezclando vinos de Tempranillo de diferentes localidades, parajes o viñedos. Este modelo de vinos de coupage es el que sigue nuestra bodega ‘madre’ La Rioja Alta, S.A. con vinos elaborados a base de mezclar diferentes tipos de uvas de distintas parcelas. Viña Ardanza es, por ejemplo, un coupage de Tempranillo con un 20% de Garnacha.

Frente al coupage ha surgido el concepto de terroir, extendido y explotado en los viñedos de la Borgoña y que fue adaptado muy pronto por importantes áreas vitivinícolas españolas.

Un buen ejemplo, quizás el mejor a nivel mundial, se encuentra en la Borgoña francesa, donde los suelos fueron inicialmente explotados, seguidos y estudiados por los monjes Cistercienses, determinando la existencia de unos mejores terroirs frente a otros, eligiendo las mejores vides y mejorando sus técnicas de elaboración.

Esta situación típica de terroir es evidente en nuestros viñedos de Torre de Oña y en nuestra bodega hermana Áster situada en la localidad burgalesa de Anguix, en la Ribera del Duero. La gran desventaja de este estilo elaborador es su dependencia del clima, que puede ocasionar la pérdida completa de una cosecha o de los vinos producidos, si no reflejan totalmente las particularidades de sus parcelas. Es el caso, por ejemplo, de las cosechas 2000 y 2003 en Torre de Oña en las que no elaboramos vino.

Anímate a comentar