Las viñas también lloran

Torre de Oña
Marzo 20, 2012

Hay quien llora de tristeza y quien lo hace de alegría. Creemos sinceramente que, en el caso de la vid, es por esto último….

¡Comienza el baile! Esta fue la expresión que rápidamente colgó nuestro enólogo Julio Sáenz en su twitter cuando, a pie de viña, advirtió las primeras lágrimas de savia a través de los cortes de la poda. Es la muestra más visible de que, tras el largo y gélido reposo invernal, comienza la actividad de las raíces en la planta.

Este ‘fenómeno’ comienza cuando el calor comienza a hacerse notar -realmente se inicia cuando la temperatura del suelo alcanza los 10ºC aproximadamente- y la savia se pone en movimiento. Esto acontece con la llegada de la primavera y cuando el llamado índice bio-climático (una fórmula que mezcla número de horas de sol y de luz con el grado de humedad y de temperatura) alcanza los valores propios de la vitis vinífera, comenzando su despertar biológico de la planta.

Entonces, las raíces comienzan a absorber humedad y la savia recorre el tallo y los brazos. Al llegar a los sarmientos, que se encuentran ‘mutilados’ por el efecto de la poda invernal, esa savia gotea hasta que la herida se  ‘cicatriza’. Efectivamente: es el lloro de la vid. El inicio del baile. El despertar de un nuevo ciclo que culminará allá por octubre. Por delante, un precioso proceso ‘vital’ que nuestros amigos de la D.O. Campo de Borja han repoducido maravillosamente en este video llamado ‘Vid es Vida’ que queremos compartir con vosotros.

 

Seguro que ahora entiendes por qué la vid llora de alegría….

Anímate a comentar

  • silvia Eugenia Hiriart!! 14/08/2016

    Cuánto agradezco esta informaciòn!!Hace una semana, mi esposo cortò(agosto) una rama de la parra que estaba en la canaleta. Hace màs de una semana que no para de llorar, y la savia y el agua caen al piso en un gran charco, y la verdad es que si bien es sòlo una rama, pensè que por ahì podrìa dañarse la planta, que tiene sus buenos años. Yo le habìa rodeado la punta llorona con papel absorbente y una gomita…pero seguía llorando…y empecè a buscar què hacer. Olvidé que la Naturaleza es mucho màs sabia que nosotros, asì que esperarè que los hongos creen sus mucìlagos y la ayuden a parar de llorar. Esto serìa lo correcto no? Encima ayer, le cortò otro tramo de la misma rama para bajarla y poder ponerle algo en la punta….La ignorancia nuestra…y yo ni sabìa que las parras despertaban llorando en primavera. Cualquier otra cosa que tenga que hacer antes esto, si Uds son tan amables, les agradezco…pero por lo que entendì, en este caso…hay que dejar que la Naturaleza haga su trabajo sobre los errores humanos. Yo no tengo viñedos. Sólo es una parra de uva negra, dulce y productora familiar, una sòla…pero la quiero. Y un limonero que la acompaña, tambièn dador de hermosos limones. La Naturaleza nos bendice, lo que menos quiero es que se dañe por nuestra ignorancia. Abrazo y gran saludo. Hermoso lugar el de Uds. Me imaginè lo que serà esa finca con todos los racimos maduros, y la familia trabajando y disfrutando los buenos vinos de sus viñedos. Què hermosoo!!De nuevo gracias!!

  • maria angustias nolasco 07/04/2016

    En algunos lugares se recoge ese llanto de la parra o la vid y se usa para limpiarse los ojos, tiene algún fundamento beneficioso o es simplemente una tradición heredada?

    • Torre de Oña 08/04/2016

      Hola Maria Angustias,
      No tiene ningún tipo de fundamento. Yo no haría y, mucho menos, menos en los ojos.
      Un saludo

  • juan francisco lara sepulveda 06/09/2015

    hola a todos.debo decir que el tema me ha sorprendido enorme y gratamente.bueno les comento que en mi casa tengo una parra,y hoy en la mañana me di cuenta por primera vez que esta goteaba,no sabia que pensar.algo saque por conclusion y no estaba equivocado.me parece algo maravilloso de la naturaleza.quisiera hacerles una pregunta para terminar,en esta fecha aun se puede podar una parra?…eso amigos adios

    • Torre de Oña 09/09/2015

      Hola Juan Francisco,
      La época de podar una parra es en invierno, después de caer la hoja. Un saludo, Julio.

  • RUBÉN DURANGO. 02/07/2015

    Muy especial el documental.

  • Victoriano Ortega 13/03/2013

    Hola, he leído este artículo, y me esta pasando eso mismo en una de las viñas que tengo, el error que he cometido ha sido cortar la rama del todo, y ahora no para de “llorar” y esta perdiendo bastante savia, por esa rama, mis preguntas son las siguientes: ¿puede estropear las demás ramas de la planta?, ¿qué debo hacer para solucionarlo?, soy nuevo en estos temas, e información acerca de esto, en internet, no hay mucha, gracias de antemano, un saludo.

    • Torre de Oña 15/03/2013

      Hola Victoriano,

      Esta es la respuesta que te traslada el Director de nuestra Sección Agrícola, Roberto Frías:

      “No hay motivo para preocuparse ante los lloros de las cepas. Es un proceso natural que indica que el sistema radicular de las plantas está comenzando a funcionar como consecuencia del incremento paulatino de las temperaturas (del aire y del suelo) y del elevado contenido en humedad en el terreno.

      Los lloros no son más que agua y sales minerales que la planta ha absorbido previamente por la raíz y que circulan por los vasos conductores de savia (xilema) para llegar a todas las partes de las cepas.

      Evidentemente, con la poda del invierno, al cortar los sarmientos, hemos seccionado e interrumpido los vasos conductores de savia y ésta escapa al exterior, tanto más, cuanto mayor sea la superficie de la herida que hayamos provocado.

      Al cabo de unos días, sobre la herida, aprovechando los nutrientes de los lloros, se desarrollarán unos hongos inofensivos para la cepa que formarán una sustancia mucilaginosa que taponará los vasos conductores de savia concluyendo, así, el lloro. Dicho de otra manera, se producirá una especie de cicatrización de las heridas.

      Los lloros son de intensidad muy variable según diversas circunstancias pero, normalmente acontece que cuanto más tardía sea la fecha de poda más llora la vid. Es frecuente ver plantas con los brazos y el tronco totalmente mojados por el escurrido del lloro, llegando a aparecer, incluso, una mancha húmeda sobre la tierra. Un saludo”