La Sierra de Cantabria y su efecto Foehn

Roberto Frías
diciembre 7, 2015

Nuestros viñedos de Torre de Oña se localizan en las mismas faldas de la Sierra de Cantabria en su vertiente Sur, una humilde cordillera (humilde sólo por la discreta altitud de sus picos, con cumbres más elevadas que rondan los 1.400 m) que entra en la Denominación de Origen Calificada Rioja, por el Este, con el nombre Montes Obarenes, continúa por los Montes de Toloño y finaliza allí, en tierras Navarras, con el nombre de Sierra de Codes.

A pesar de su discreta altura, la Sierra de Cantabria ejerce una influencia de vital importancia sobre la climatología del viñedo situado en sus faldas ya que provoca un efecto “Foehn” a escala local.

FohnLos vientos del Norte, fríos y cargados de humedad tras acariciar el Mar Cantábrico y que tendrían efectos perjudiciales sobre el viñedo y la uva, chocan a barlovento con la Sierra de Cantabria que les obliga a ascender para salvar el obstáculo.  La ascensión hasta la cima de La Cruz del Castillo o La Peña del León unida al consiguiente descenso de la temperatura provoca la condensación de la humedad generando lluvia que se precipita sobre la vertiente Norte de la Sierra.

Alcanzadas las cumbres, el viento Norte, ya seco por haber descargado toda su humedad, desciende por la ladera Sur, a sotavento, calentándose a medida que pierde altura y recibe los rayos del sol desde el amanecer hasta el ocaso.

El clima cambia en muy poca distancia y éste cambio, a su vez, genera que la vegetación y los cultivos, en ambas vertientes de la Sierra de Cantabria, sean totalmente diferentes.  Así, al Norte de la Sierra encontraremos roble, patatas y remolacha, mientras que al Sur, encontraremos encinas, carrascas, viñedo e, incluso, madroños.

Todo lo anterior explica que nuestro viñedo de Torre de Oña, pese a la altura a la que se encuentra, sea tan temprano y la uva madure en plenitud: la Sierra de Cantabria lo abriga de los rigores del Norte incrementándose, además, este efecto por estar ubicado en una perfecta solana recibiendo rayos solares durante todo el día. C4 26 DEF

Me viene a la mente el año que estuve trabajando en los viñedos de Mendoza (Argentina).  Allí se producía un efecto Foehn similar al de la Sierra de Cantabria pero a una escala mucho mayor ya que lo provocaba la Cordillera de los Andes sobre los vientos húmedos que venían del Pacífico.

Anímate a comentar