Instalaciones

La bodega de sillería cuenta con unas cuidadas instalaciones, idóneas para la adecuada elaboración y crianza de nuestros vinos. Debemos destacar las siguientes áreas:

Nave de Experimentación

Nave de ExperimentaciónEs la zona de la bodega donde se encuentran los pequeños lotes de barricas en las que nuestro enólogo, Julio Sáenz, desarrolla diferentes ensayos y pruebas con el objetivo de continuar mejorando la calidad de nuestros vinos y su continua adecuación a los tiempos actuales. Son muchas y muy variadas las experiencias que se realizan a lo largo del año como, por ejemplo, analizar el comportamiento del vino en su crianza diferentes tipos de robles, diferentes coupages, etc. Fruto de estas experimentaciones y merced a los buenos resultados obtenidos, se enmarcan la inclusión de la fermentación maloláctica en barrica y la crianza en roble caucásico que se han empezado a aplicar en el Torre de Oña 2007.

Nave de Fermentación

Nave de FermentaciónTras su vendimia manual y selectiva y su posterior traslado en pequeños remolques, la uva accede a bodega a través de la tolva de recepción, donde se elimina el raspón. Posteriormente la uva se introduce, siempre en función de la parcela de origen y del tipo de uva (tempranillo o mazuelo), en uno de los 18 depósitos de acero inoxidable refrigerados con camisas y duchas automáticas. Aquí el mosto realizará la fermentación alcohólica (transformación del azúcar en alcohol) y, posteriormente, tras el desmoste y prensado, la fermentación maloláctica (transformación del ácido málico en ácido láctico). En el Torre de Oña 2007, un 50% del vino ha realizado esta segunda fermentación en barrica.

Naves de crianza en barrica

TrasiegaDurante el tiempo estipulado por nuestro enólogo, nuestros vinos moldean su particular identidad gracias a su contacto con el roble francés, americano y caucásico.

Actualmente, Torre de Oña cuenta actualmente con 2500 barricas, de las cuales un 68% son de roble galo procedentes de la zona de Allier y de la Borgoña que resaltan la frescura y aromas de nuestros viñedos, un 16% de roble americano que otorgan sofisticación y elegancia a los tempranillos de la finca y el 16% restante de roble caucásico, que aportan al Torre de Oña unos taninos muy suaves, muy dulces, notas frescas y una interesante untuosidad en boca. En estas naves realizamos los trasiegos de barrica a barrica que, al igual que ocurre en las demás bodegas del Grupo, realizamos cada seis meses por el método tradicional y a la luz de la vela.

El botellero

BotelleroTras su crianza en barrica, los vinos de Torre de Oña se embotellan e inician su redondeo mediante su silenciosa crianza en el botellero. Aquí, el que el vino se está reduciendo, redondeando mediante la mejor integración de sabores y aromas, desarrollando aromas envolventes y muy agradables. En esta nave, también contamos con un particular “joyero”, donde se guardan recuerdos de todas las añadas que se han elaborado a lo largo de la historia de la bodega. Además, aquí es donde acude nuestro enólogo para realizar catas verticales y comprobar la evolución nuestros vinos a lo largo de las diferentes añadas.